Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Por CARLOS PASSAGE

Crítico especializado de música

El artista estadounidense considerado uno de los pioneros de este género falleció a los 87 años el pasado 9 de mayo

Little Richard ha sido considerado el padre fundador del rock’n’roll. Su forma hipnótica de tocar el piano, sus exclamaciones vocales inspiradas en el evangelio y sus letras activamente sexuales, junto con una ropa extravagante y una radiante personalidad lo llevaron a protagonizar el espíritu y el sonido del rock en los años 50.

Aunque nunca llegó al número 1 de Billboard, sus hits como Tutti Frutti, Long Tall Sally y Rip It Up de 1956, Lucille en 1957 y Good Golly Miss Molly en 1958, fueron joyas del rock primitivo hace más de 70 años. Un show en vivo de Little Richard con su copete, su maquillaje andrógino y sus camisas cargadas de adornos brillantes, estableció en su momento el estándar para el espectáculo del rock’n’roll. Su nombre de pila era Richard Wayne Penniman, nació en 1932, en Macon, Georgia, fue uno de 12 hijos y creció cerca de tíos que eran predicadores.

Su primer contrato discográfico lo firmó con RCA en 1951. Se pasó cinco años soñando con el éxito, pero mientras tanto se ganaba la vida lavando platos en la estación de autobuses Greyhound en Macon. Su padre, quien a los 13 años le acusó de ser gay, había muerto para ese entonces y él se encargó de sostener a la familia.

En 1955 envió una cinta con una canción llamada Tutti Frutti a Specialty Records en Chicago. El coro “un wop bob alu bob un wop bam boom” se le ocurrió mientras se aburría lavando platos.

Esta canción se convirtió en 1957 en su primer éxito, llegando al número 17 en las listas de Billboard. Su siguiente hit, Long Tall Sally, alcanzó el número 13 en el Top 100. Durante todo ese año, lanzó siete singles más, gloriosas mezclas de boogie, gospel y jump blues, los cuales fueron producidos por Robert “Bumps” Blackwell. Little Richard instantáneamente se puso en el nivel de Elvis Presley, Jerry Lee Lewis y otros iconos del rock, con miles de fanáticos rabiosos y conciertos atestados.

Richard, dejó la música en 1957 y comenzó a asistir a la escuela bíblica de Alabama Oakwood College y fue ordenado ministro. Cuando finalmente grabó otro álbum en 1959, el resultado fue un disco de góspel llamado God Is Real.

Poco después de su carrera en la música góspel, regresó al rock secular en 1964, aunque ninguno de los álbumes y singles que grabaría para una variedad de sellos se vendieron bien. Para ese entonces ya empezaba a surgir una generación de rockeros como los Rolling Stones y Bob Dylan. Sin embargo, cuando Little Richard tocó en el Star-Club en Hamburgo en 1964, el grupo telonero no fue otro que Los Beatles.

En 1986, fue uno de los diez originales en el Salón de la Fama del Rock and Roll, y en 1993, fue galardonado con el Lifetime Achievement Award en los Grammys. Su última grabación conocida fue en 2010, cuando hizo una canción para un álbum tributo al cantante de góspel Dottie Rambo.

En los años previos a su muerte, Little Richard, que para entonces tenía su sede en Nashville, todavía se presentaba periódicamente. Sin embargo, su condición de salud debido a un transplante de cadera solo le permitía tocar sentado en su piano en los escenarios. A pesar de ello, su espíritu de rock’n’roll nunca lo abandonó. «Lamento no poder hacerlo como se supone que debe hacerse», le dijo a una audiencia en 2012.

LITTLE RICHARD EN EL HOT 100

El artista solo tuvo siete hits en el Hot 100 y todos menores. Sus mayores hits llegaron antes de 1958, año en que se creó la lista

  1. Baby Face, 1958, #41

  2. Kansas City, 1959, #95

  3. Bama Lama Bama Loo, 1964, #85

  4. I Don know What You’ve Got Me Part 1, 1965, #92

  5. Greenwood Mississippi, 1970, #85

  6. Freedom Blues, 1970, #47

  7. Great Gosh A’mighty, 1986, #42

Share on facebook
Share on twitter
Share on linkedin
Share on whatsapp

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente