Por Ana Beliza Mercado / Editora de moda

@anabelizam

Cada vez son más las marcas que le apuestan a crear piezas icónicas teniendo como eje el cuidado y preservación del medio ambiente. Baobab, es una de ellas y acaba de lanzar la campaña Baobab Climate Credits, un programa para incentivar el reciclaje en casa.

No es un secreto que, en los últimos años, nuestro amado sector moda ha enfrentado polémicas que cuestionan la evolución de la industria y su impacto. Uno de los debates que más efervescencia ha tenido gira alrededor de la sostenibilidad y la sustentabilidad, las marcas de lujo líderes en el mundo y el trato social en los grandes retailers de pronta moda.

En un contexto exigente, con un público informado y un usuario que demanda cada vez más transparencia en los discursos de lo que consume, les presento hoy la propuesta de una joven promesa del talento local, que responde al nombre de Baobab. 

Fundada por Isabella Espinosa, es una marca latinoamericana especializada en el diseño y la creación de prendas de baño y resort wear sostenibles. Nació en 2016, con la iniciativa ecológica de plantar un árbol por cada pieza vendida, proyecto con el cual ha logrado plantar más de 5000 árboles en Bogotá, Bolívar y Magdalena, en Colombia. 

Asimismo, con el fin de ser cada día más sostenibles, se asoció con la organización Corales de Paz para el lanzamiento de su colección primavera/verano 2021, bautizada Delirio del Mar. Esta organización sin ánimo de lucro fue fundada por el biólogo marino Phanor H. Montoya, un PhD que se especializa en la conservación internacional de los ecosistemas marinos tropicales y subtropicales (pastos marinos, estuarios y arrecifes de coral). El objetivo de esta asociación es aumentar colectivamente la restauración de coral a escala internacional por medio de programas de capacitación profesional y colaboraciones estratégicas. La meta inicial era restaurar 256 metros cuadrados de arrecife de coral en la isla de San Andrés; sin embargo, con la ayuda de socios globales como Intermix, Revolve y Victoria’s Secret, todos reconocidos retailers del mercado internacional, esta meta fue superada y se espera tener más de 768 metros cuadrados de arrecife de coral restaurado para fin de año. 

No es un secreto que, en los últimos años, nuestro amado sector moda ha enfrentado polémicas que cuestionan la evolución de la industria y su impacto. Uno de los debates que más efervescencia ha tenido gira alrededor de la sostenibilidad y la sustentabilidad, las marcas de lujo líderes en el mundo y el trato social en los grandes retailers de pronta moda.

En un contexto exigente, con un público informado y un usuario que demanda cada vez más transparencia en los discursos de lo que consume, les presento hoy la propuesta de una joven promesa del talento local, que responde al nombre de Baobab. 

Fundada por Isabella Espinosa, es una marca latinoamericana especializada en el diseño y la creación de prendas de baño y resort wear sostenibles. Nació en 2016, con la iniciativa ecológica de plantar un árbol por cada pieza vendida, proyecto con el cual ha logrado plantar más de 5000 árboles en Bogotá, Bolívar y Magdalena, en Colombia. 

Asimismo, con el fin de ser cada día más sostenibles, se asoció con la organización Corales de Paz para el lanzamiento de su colección primavera/verano 2021, bautizada Delirio del Mar. Esta organización sin ánimo de lucro fue fundada por el biólogo marino Phanor H. Montoya, un PhD que se especializa en la conservación internacional de los ecosistemas marinos tropicales y subtropicales (pastos marinos, estuarios y arrecifes de coral). El objetivo de esta asociación es aumentar colectivamente la restauración de coral a escala internacional por medio de programas de capacitación profesional y colaboraciones estratégicas. La meta inicial era restaurar 256 metros cuadrados de arrecife de coral en la isla de San Andrés; sin embargo, con la ayuda de socios globales como Intermix, Revolve y Victoria’s Secret, todos reconocidos retailers del mercado internacional, esta meta fue superada y se espera tener más de 768 metros cuadrados de arrecife de coral restaurado para fin de año. 

De esa forma se incentiva el reciclaje en casa y se convierte a las baobabes (así se refiere al público de jóvenes consumidoras que compra la marca religiosamente) en agentes de cambio. Se busca que esta iniciativa funcione a largo plazo y no solo con ocasión del Día de la Tierra; por eso, las baobabes que continúen reciclando con Recitoc tendrán siempre un 5% de descuento en la compañía. 

Por último, cabe resaltar que las prendas están elaboradas con textiles sostenibles, sobre todo, Econyl, un material producido a partir de residuos de las redes de pesca de nylon que se recuperan del océano y se transforman. Un ejemplo necesario, inspirador y espectacular de lo que podría ser el futuro del sector moda —si consideramos que uno de sus pilares es el swimwear— y del increíble impacto positivo que podría lograrse si, como gremio, trabajamos en equipo y de manera constante, apostándole al panorama a largo plazo. 

Si aún no han tenido la posibilidad de probarse o regalar un Baobab, su última colección está a punto de salir y pueden encontrarla en su página web www.baobab.com o en sus redes sociales: @baobabswim y retailers en el país y el mundo. Talento local de exportación, con un corazón verde que vale la pena resaltar. En sus propias palabras: “Doing the most, while wearing the least”.

Mucho amor y sabrosura pura.

Su latingal,

Beli.