Por JUAN FERNANDO SÁNCHEZ
Actor, productor teatral y gestor cultural
@juanfernandosanchezv

Esta es la mirada a una mujer que está rompiendo paradigmas y que encontró el vehículo perfecto para difundir su expresión y la de muchas personas que apoyan el cambio en la manera de hacer y de pensar de la industria del entretenimiento

Reese Witherspoon es actriz, productora de cine y televisión y es considerada una de las artistas más respetadas de Hollywood. En su camino ha encontrado una manera fascinante de interpretar las diferentes posturas de la mujer. Desde sus personajes, –galardonada en múltiples ocasiones en los premios más prestigiosos de la industria–, y con una carrera solida y creíble, ha logrado tomar las riendas de un negocio que durante décadas era liderado por hombres.

Junto a Marc Platt hizo su debut como productora de la película ‘Legalmente rubia 2’, una comedia que refleja nuestra posición privilegiada en la tribuna llamada prejuicio. La historia fue un éxito de taquilla y permitió que Witherspoon se consolidara como una luminaria de Hollywood. Años más tarde, fundó su casa productora Hello Sunshine con la que decidió remarcar la magnífica naturaleza femenina delante y detrás de cámaras, tomando una acción determinante frente a las evidentes y tácitas formas de la industria del entretenimiento en relación con la igualdad de condiciones entre hombres y mujeres.

Esta mujer con las letras de su nombre bien puestas, ha logrado desde cada uno de los roles que desempeña cautivar la atención por su manera clara, frentera y honesta de contar historias, haciendo que sea fasc

inante ver los universos que van desde una cuestionada June Cárter Cash en ‘Walk the line’, película con la que logró su primer Oscar, hasta la rebelde y contestataria periodista de una cadena local Bradley Jackson, en la multipremiada serie para Apple TV+, ‘The Morning Show’, una serie que cuenta la realidad innegable sobre el invisible y silencioso abuso en un importante canal de comunicación, enfocándose en el show matutino más visto por la audiencia norteamericana.

la bomba llamada reeseEsta producción cuenta con un elenco magnífico y tiene una forma impecable de contarse; con unos guiones que atrapan e incomodan porque nos muestran esa normalización de la violencia hacia las mujeres en nuestra sociedad y de esa forma indolente y cómplice en la que todos nos vemos involucrados de manera activa o pasiva, es fascinante escuchar el grito aturdidor de un grupo de profesionales sensibles frente a una problemática latente en cabeza de Witherspoon y su casa productora y que en esta ocasión unió armas con Jennifer Aniston, que además de ser su compañera en set también produjo la serie.

Esta misma fórmula la desarrolló con Nicole Kidman en la aclamada ‘Big Little Lies’, que también fue muy visible por sus múltiples reconocimientos y por la increíble forma de narrar las historias que componen la serie. La trama se desarrolla en la apacible Monterrey, California, un condado privilegiado y rodeado de comodidades, vidas aparentemente perfectas y envidiables, pero con una turbulencia interna abrumadora. Cinco mujeres que tienen sus vidas en caminos distintos pero padecen de las mismas frustraciones, angustias y unos senderos que terminan entrelazándose en un asesinato. Actuaciones vibrantes, contenidas e impactantes y una dirección mixta entre directoras y directores que nos presentan un thriller de suspenso dramático imperdible.

En sus inicios, Reese vivió en el universo de las comedias románticas sin renombre, interpretando personajes carentes de una complejidad aparente, y protagonizando el cuento usual de una actriz rubia en Hollywood. Pero decidió alzar su voz, en pro de darle profundidad a sus personajes, replantear el rumbo de las historias, hacer coherente el discurso en un mundo donde las iniciativas digitales hacen que las acciones se vuelvan virtuales y sin fondo, hace que el grito se vuelva alentador, dándole participación al buen gusto y la creatividad sin género, convirtiéndose en la creadora de sus propios contextos y de contenidos que están revolucionando la opinión de la audiencia y la crítica, logrando que sea la bandera del arte, lo único brillante en el paisaje, liberando los nudos del estigma y la reposada fórmula del miedo que tanto daño nos hace por estos días, y sobreponiendo su propio camino para darle paso a nuevas y deslumbrantes mentes que tienen algo por decir transformando las formas.

Estas dos series ‘The Morning Show’ y ‘Big Little Lies’ deben estar en su lista de pendientes próximos, no sólo por la profundidad de sus temas sino porque son dos historias que hablan de mujeres, pero sobre todo de las pasiones humanas, con elencos estupendos y con una apuesta visual muy atractiva.

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente