Por ALEJANDRA MELÉNDEZ 
Periodista

La industria editorial sigue reinventándose y ahora con las nuevas tecnologías encontró un aliado para innovar y conquistar lectores de todas las edades: los audiolibros

El primer contacto con la literatura nos llegó por voz de otros. Fueron nuestros padres quienes nos narraban cuentos y relatos antes de irnos a dormir. Nos gusta escuchar historias y de hecho la narración fue anterior a la escritura. Ahora con las nuevas tecnologías disponemos de un amplio abanico de opciones con el que podemos acceder a la literatura en todos sus géneros y escucharlos en cualquier parte del mundo y a cualquier hora: son los audiolibros, un nuevo formato digital que ha llegado para quedarse y que está creciendo en cifras astronómicas.

Según el último informe de Bookwire, Evolución del mercado digital (ebooks y audiolibros) en España y América Latina del 2018, este formato ha registrado un 20 % de incremento anual en ventas durante los últimos tres años, convirtiéndose en el modelo de lectura digital de mayor crecimiento del mundo editorial.

El libro ha pasado de ser un objeto palpable, de hojear, de oler, de subrayar, de coleccionar en nuestra biblioteca, a ser un ícono en la pantalla de nuestro teléfono, Kindle o tableta y ahora hasta lo podemos escuchar, pausar y repetir. Gracias a nuevas plataformas especializadas como Storytel o Audible, es posible oír obras maestras como Cien años de soledad mientras hacemos diferentes actividades. Son algo así como el Netflix o el Spotify de los libros.

Storytel es la principal plataforma europea de audiolibros. Fue fundada en 2005 por los suecos Jonas Tellander y Jon Hauksson y desde entonces ha crecido a pasos de gigante. Actualmente ya se acerca al millón de suscriptores, siendo la mayor parte de estos suscriptores de pago de los países nórdicos, donde cuentan con 669.200 clientes.

En nuestro país la plataforma se estrenó el año pasado y acumula 130.000 títulos de diferentes categorías como Novela negra, No ficción, Cuentos, Poesía o Historia, a los que se puede acceder por medio de una suscripción mensual.

Javier Celaya, socio fundador del portal Dosdoce.com y responsable del desembarco de Storytel en Colombia afirma que “a diferencia de los ebooks, los audiolibros han sido muy bien aceptados por el mundo del libro, dado que permite a muchas personas leer más libros en momentos que no es muy cómodo o recomendable leer en papel. Por ejemplo, no es recomendable leer un libro de papel conduciendo un carro, pero si podemos estar escuchando un audiolibro. Por ejemplo, no es muy cómodo leer un libro mientras hacemos deporte o vamos al supermercado, pero si podemos estar escuchando un audiolibro”.

Por otra parte, Audible, de Amazon, es el mayor productor y proveedor de audiolibros y entretenimiento de palabras habladas. Su catálogo mundial tiene más de 470.000 títulos en 38 idiomas y de acuerdo con datos de la plataforma, millones de miembros en 180 países descargaron 3.000 millones de horas de contenido en 2018.

“Cambiaremos la forma en que un individuo controla el qué, cuándo, dónde y cómo de las palabras que escucha”, las comillas pertenecen al fundador y presidente ejecutivo de Audible, Don Katz.

Entonces ¿escuchar un libro es igual que leerlo?, Celaya dice que “desde un punto de vista académico, todos sabemos que leer un libro en papel no es lo mismo que escuchar un audiolibro, pero los profesionales del mundo del libro no debemos olvidar que cada uno de estos formatos aportan diferentes caminos que nos llevan a un mismo destino: el gusto por la lectura”.

La forma en que leemos cambió y los jóvenes son las personas que más consumen audiolibros. “Lo verdaderamente interesante es que el 50 % de las personas que escuchan hoy en día audiolibros no habían leído ni un solo libro en papel en el último año. Es decir, los audiolibros están creando y recuperando lectores”, agrega Celaya.

De acuerdo con un estudio de Bookwire, el 48 % de los que escuchan audiolibros tiene menos de 35 años y un 43 % de ese grupo consume una media de 6,7 libros al año, principalmente en sus teléfonos inteligentes durante las noches.

Y los estudios lo demuestran: según una investigación de la University College London (UCL), escuchar audiolibros es más emocionante que mirar películas o televisión. El análisis en profundidad de los datos fisiológicos, así como la respuesta biológica de los participantes, revelaron que escuchar audiolibros provocó una reacción fisiológica y emocional más intensa que mirar una pantalla.

Sobre el papel de las editoriales frente a esto nuevos formatos, Celaya agrega que “si queremos frenar la pérdida de lectores hacia otras formas de entretenimiento digital, el mundo del libro debería promover activamente la lectura a través de los ebooks y los audiolibros ya que son los formatos idóneos para dar una respuesta al cambio de consumo de contenidos culturales. En la pasada edición de la Feria del Libro de Frankfurt se desveló que el 50 % de los usuarios de audiolibros no había leído ni un solo libro en papel en el último año. Sin lugar a dudas, estos formatos nos pueden ayudar a recuperar lectores dado que aplican en sus modelos de compra y consumo las cuatro claves de éxito anteriormente mencionadas”.

Los audiolibros están en medio de un auge y cada día se crean contenidos innovadores y ambiciosos donde se utilizan efectos de sonido 3D y paisajes sonoros. La consultora Deloitte pronostica que el mercado global crecerá en un 25 % en este año a US $ 3.5 mil millones. En comparación con las ventas de libros físicos, el audio es el bebé del mundo editorial, pero está creciendo rápidamente

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente