Tik tik… boom’, ‘No mires arriba’ y ‘El poder del perro’, películas de nivel especial en la constelación de las plataformas, donde la oferta ya no tiene límites ni pausas.

‘Kodi Smit-McPhee y Benedict Cumberbatch en ‘El poder del perro’. 

Por JUAN FERNANDO SÁNCHEZ

Actor, productor teatral y gestor cultural

@juanfernandosanchezv

Los lenguajes audiovisuales en los últimos años han ido encontrando un espacio más democrático y de difusión masiva. La oferta de las diferentes plataformas de streaming han impulsado a la industria a una carrera contrarreloj.

La magia y la artesanía que usualmente acompañaban a los grandes estudios cinematográficos, y el glamur que venía de la mano del reconocimiento de las estrellas del cine o de los shows televisivos de grandes cadenas se han ido transformando con las nuevas vías de comunicación que, de manera sobreexpuesta, nos abordan a través de las herramientas tecnológicas que disfrutamos por estos días. 

Esa única forma de soñar con los personajes de la pantalla venía cargada de una ilusión platónica, que se alimentaba con la misma imposibilidad de tener acceso a las vidas de los actores más queridos, quienes solo desde la controversia nos dejaban ver atisbos de su privacidad.

Los tiempos cambian y la última década nos ha entregado una evolución vertiginosa en sus maneras. Andy Warhol –luminaria estadounidense que, desde las artes plásticas y el cine de vanguardia, se hizo ícono mundial y gurú de la modernidad y creó el movimiento del pop art, el cual tiene una fuerte influencia en las manifestaciones artísticas actuales– incluyó en una exposición en Estocolmo (Suecia, 1968) una frase profética que hoy más que nunca tiene sentido: “En el futuro todos tendrán sus 15 minutos de fama mundial”. 

Y ese es el panorama sin medida que vivimos: las fuentes inmediatas de información, las redes sociales, los estándares mundiales frente a la apariencia o la posición social, figuras sin relevancia que influencian a millones… Todo eso nos permite tener un espectro más amplio de la sociedad y sus comportamientos, pero también ha cambiado nuestra manera de comunicarnos y apreciar los detalles.

La industria audiovisual transformó los estrenos por los cuales esperábamos años. Ahora vienen por docenas en los sugeridos que llegan al celular o al computador. De cierta manera, eso es una gran ventaja, debido a la diversidad de historias y a la inclusión de características de las sociedades que no encontraban antes espacio en la oferta. 

Las herramientas para acceder a estas posibilidades han logrado impulsar proyectos de todos los gustos, olores, colores y sabores. Esa diversidad abre un paisaje de nichos inexplorados, de comunidades nacientes frente a temáticas específicas y de democratización de la imagen. Este fenómeno de cientos de fenómenos paralelos que están orbitando llevó a la industria a normalizar el reconocimiento con referencia a los escenarios de difusión. Por eso, desde el 2020 tuvimos varios títulos realizados y expuestos en plataformas de streaming nominados y galardonados en las temporadas de premios.

El cambio en las formas de distribución y los nuevos comportamientos frente a la

presencialidad, debido a la pandemia del covid-19, nos han entregado estrenos en las salas que prontamente migran a alguna de las plataformas del mercado. Por eso, dentro de los títulos nominados en la temporada de premios de este 2022 podemos encontrar producciones exclusivas de algún streaming o híbridos que danzan entre las pantallas gigantes y los televisores. La estatura de estas películas no está sujeta al medio en el cual son presentadas. Los presupuestos y la calidad son de competencia homogénea.

‘El poder del perro’ tiene el sello de Jane Campion.

DRAMA ARTÍSTICO

Entre las películas que están generando más comentarios está Tik tik… boom, un drama musical situado en Nueva York en la década de los 90. Nos cuenta la historia de Jonathan Larson, un aspirante a escritor musical en sus 30. Muestra todas las rencillas que enfrentan los artistas con la creación, las frustraciones y negativas sujetas a la búsqueda, y los encuentros y desencuentros que sirven de combustible. 

La cinta habla de multiculturalidad y tiene tintes autobiográficos en la humanidad del personaje principal. La película fue dirigida por Lin-Manuel Miranda, actor, escritor y productor de obras musicales de Broadway. Su obra más importante ha sido probablemente el musical multipremiado Hamilton, uno de los fenómenos pop de las últimas décadas. 

El filme, protagonizado impecablemente por Andrew Garfield, definitivamente genera emociones muy fuertes. Se espera que este título, disponible en Netflix, sea nominado a los premios Oscar después de su exitoso paso por los Globos de Oro.

El filme, protagonizado impecablemente por Andrew Garfield, definitivamente genera emociones muy fuertes. Se espera que este título, disponible en Netflix, sea nominado a los premios Oscar después de su exitoso paso por los Globos de Oro.

LA COMEDIA DEL METEORITO

Otra película para destacar es No mires arriba, una comedia negra que desde la sátira nos expone una realidad no muy distante a la que estamos viviendo. Cuenta la historia de dos astrónomos mediocres que descubren que un meteorito se dirige a la Tierra, y de su afán por alertar a la humanidad de la catástrofe inminente a través de los medios de comunicación. Poder mezquino y polarización ideológica son dos ingredientes esenciales de la cinta dirigida por Adam McKay. 

Cuenta con una nómina de lujo: Meryl Streep, Leonardo DiCaprio, Jennifer Lawrence, Timothée Chalamet, Cate Blanchett y Jonah Hill, entre otros, quienes nos llevan por un viaje interesante al extremo y nos plantean preguntas muy pertinentes. También está en Netflix y, sin duda, merece más reconocimientos.

Jennifer Lawrence y Leonardo DiCaprio en ‘No mires arriba’. 

MUNDO RESQUEBRAJADO 

En la misma plataforma está disponible “El poder del perro”, cinta dirigida por Jane Campion. En los papeles protagónicos están el actor inglés Benedict Cumberbatch y la estadounidense Kirsten Dunst, que acompañan a una estrella naciente, el actor Kodi Smit-McPhee. 

La película cuenta una historia rural en la Montana de 1925, basada en la novela homónima del afamado Thomas Savage. Dos hermanos granjeros, que llevan una vida apacible, sin mayores contratiempos, se ven sobresaltados por la aparición de una bella e indescriptible mujer y su hijo –un adolescente peculiar– quienes llegan a resquebrajar su mundo. 

Andrew Garfield protagoniza  impecablemente ‘Tik tik… boom’.

La humanidad se sigue repitiendo. Las conductas, las pasiones y los intereses siguen siendo los mismos. La manera de comunicar nuestros comportamientos es la que encontró unos nuevos disfraces. 

Compartir

Relacionados

Chelsea, campeón del Mundial de Clubes: aumenta el dominio europeo
CHANEL en la piel de las latinas