____

Por: Ana Beliza Mercado

Editora de moda 

Revista Alternativa

@anabelizam

La moda bogotana está oficialmente de regreso. Luego de nuestro último encuentro dentro del marco del Bogotá Fashion Week, las propuestas de la capital florecen entre el caos de una ciudad que no pertenece a nadie, para demostrarnos que entre la adversidad la cultura busca respirar.

Dentro del programa a cargo de Loren Barake, directora del BFW, las propuestas incluían nombres maravillosos de la industria como Pink Filosofy, Laura Aparicio, Atelier Crump, Cala de la Cruz, Cubel, Jorge Duque, Andrea Landa, A Modo Mío, y Manuela Álvarez, entre muchos otros. 

Les comparto con cariño las reseñas de mis dos desfiles favoritos de toda la temporada.

Cubel

El encargado de darle apertura al Bogotá Fashion Week, se llama Humberto Cubides y hoy traslada a la ciudad su planeta Cubel. Un lugar donde no hay cabida para pasar desapercibido, pues cada pieza de Cubel posee un alma tan reconocible que merece contar su historia. Una historia que para mí habla de la nueva era del lujo, este que se centra en la artesanía con propósito como punto de partida y de ahí la sensibilidad específica de la ciudad. Su carácter urbano fantasmagórico y su sensación hostil que permite que la visión estética de Cubel fluya.

Graduado totalmente del quilt-it trend o acolchados como una tendencia on-the-rise de fall-winter, la chaqueta de proporciones magnificadas junto a trabajo textil muy especial se convierte en el little black dress de este diseñador, en donde de la mano de los artesanos de Cundinamarca y mujeres bordadoras de Barbosa, Santander. Bogotá se transforma en el planeta Cubel y allí la armadura tradicional tiene proporciones oversized, intervenciones en knitwear, tonos cobrizos e intervención artesanal que hacen del ADN estético de este imaginario, uno imposible de olvidar.

____

____

Manuela Álvarez 

¿Recuerdan haberse sentido tan conmovidos alguna vez que han sentido ganas de llorar? Sé que la idea suena algo cliché pero les puedo asegurar con mucha honestidad que esto fue exactamente lo que me pasó con Manuela Álvarez y su colección MAZ X artesanías de Cundinamarca.

Una colección completamente impresionante, positiva, coherente y auténtica. Una completa GENIALIDAD que desde sus inicios transita con una perspicacia indiscutible el mundo artesanal.

El video que abre la pasarela es acompañado de un texto que te da a entender el trabajo investigativo y de campo que Manuela ha hecho a lo largo de los años. Una visión de elementos estéticos que a título personal considero componen la receta del éxito a la hora de presentar una colección

El imaginario de MAZ X, una obra de arte en la que quiero vivir todos los días de mi vida llena de coherencia como vehículo creativo, la artesanía como eje central del espacio, y la perspectiva suficiente para hacernos sentir testigos maravillosos de una conversación única, entre la construcción tradicional y la artesanía.

Compartir

Relacionados

España en 2023: retos y perspectivas en materia de política exterior
Titán Plaza, en constante innovación