Expertos aseguran que los medios digitales incrementan el riesgo de bullying. Es un tema delicado que debe ser tratado por profesionales.

El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia (Unicef) define el ciberacoso como la “intimidación por medio de tecnologías digitales. Ocurre en redes sociales, plataformas de mensajería, plataformas de juegos y teléfonos móviles”.

El objetivo de estos comportamientos es la intimidación, la humillación o simplemente fastidiar al otro. Las principales víctimas son niños y jóvenes, que no siempre tienen a padres o adultos cercanos que los apoyen con su problema.

Las principales acciones relacionadas con este tipo de matoneo, dice Unicef, son la difusión de mentiras, hacer públicas fotos íntimas o vergonzosas, lanzar amenazas y suplantar una identidad para llegar a otra persona e insultar. 

La aparición del ‘ciberacoso’ no ha enterrado el ya conocido hostigamiento que se da personalmente. Sin embargo, tiene una repercusión mayor por el hecho de que puede dejar una huella digital. 

La recordación que generan los espacios digitales trae grandes consecuencias en el futuro de las personas. Por un lado, afecta mentalmente, puesto que, al ser acosado de esta manera, el individuo puede llegar a sentirse enojado, preocupado, avergonzado y hasta estúpido. 

Otra repercusión es la que se da emocionalmente. Los ataques ofensivos afectan directamente la psiquis del humano, haciendo que se pierda interés incluso en los gustos propios. 

Por último, el aspecto físico es otro factor que se ve deteriorado en la persona. La pérdida de sueño, el cansancio, los dolores estomacales o de cabeza son unas de las consecuencias. 

Es un tema delicado que debe ser tratado por profesionales. Las redes sociales son un escenario que les da libertad a aquellos que quieren perjudicar a otros, por lo cual es importante que se hagan denuncias públicas y ante la policía y las instancias judiciales.

Compartir

Relacionados

Putin, en aislamiento por ser contacto estrecho de varios positivos en COVID-19
15 de septiembre: Día Internacional de la Democracia