La red social, que entró en auge en medio de la pandemia, acaba de llegar al mundo Android, donde competirá con gigantes como Twitter y Facebook.

Se espera que las descargas de la aplicación, que nació en Ios, se disparen con la nueva versión en Android.

La pandemia del coronavirus llevó a más de medio mundo a confinarse en casa y a pasar más tiempo con la familia y los vecinos. La vida de la calle y el trabajo pasó a ser virtual. Hasta el acostumbrado debate en el café o el conversatorio con algún personaje de moda tuvo que migrar al terreno de lo digital. 


Las cuarentenas se convirtieron en aliadas clave no solo de las plataformas de videoconferencias, sino también de las aplicaciones de audio que permiten prácticamente hacer del celular una emisora radial.  

Una de ellas es Clubhouse, la red pionera fundada por Paul Davison y Rohan Seth, que surgió en abril del año pasado con un aura de exclusividad. En ella han participado personajes como Elon Musk y Oprah Winfrey, con los cuales millones de personas quisieran entrar en contacto directo y hacerles al menos una pregunta en la vida.  

Allí todo sucede en vivo. No hay tampoco libreto. Se parece a un programa de radio, donde se lleva un especialista en un tema, generalmente algunas personas interactúan con él y le preguntan, y los demás escuchan, aunque siempre se puede levantar la mano. Nada de lo que se habla queda grabado; eso dicen. El número máximo de participantes permitido en cada sala es de 8.000 personas. Se espera que, a medida que la aplicación vaya creciendo en nuevos usuarios, también el aforo aumente.

Hay una gran cantidad de salas o clubes. Unos son simplemente de amigos y otros se especializan en un tema:  hay sobre emprendimiento y para gente afro que busca prosperidad, por ejemplo. Está el de los fanáticos de la NBA, el que reúne a quienes gustan de estar en forma y el que promueve ideas para reinventar el liderazgo y el del mundo del marketing en español. En China estaban usando estos clubes para hablar de temas sin censura del gobierno, pero las autoridades ya restringieron el acceso. 

Clubhouse tendrá competidores como Facebook y como Twitter, que ya lanzó Spaces.

Los usuarios pueden recibir notificaciones sobre los temas de su interés para no perderse nada y son quienes cuidan el club porque a él solo es posible entrar por invitación de otro usuario que esté registrado, de otro socio como sucede en los clubes. Y las invitaciones son limitadas. 

Se sabe que cada persona que se registra empieza con dos invitaciones para compartir. Luego, a medida que el algoritmo va detectando el nivel de actividad del usuario lo va   recompensando con más invitaciones. Algunos usuarios ya las venden hasta por 89 dólares en eBay. 

Los primeros en poder descargar Clubhouse en sus teléfonos móviles fueron los usuarios de iOS, el sistema operativo de los teléfonos de Apple. Eso le permitió reforzar el aura de exclusividad, pero con el auge se volvió una limitante para crecer más. Por eso, ya se habilitó la versión para Android. “Es un tema estratégico. Tenían claro que iban a llegar a una curva de estancamiento de descargas con iOS”, explica Isabel García, magíster en Marketing Digital.  

Para hacer esa apertura, la red le apostó primero a dos grandes mercados: Brasil y Japón. Posteriormente, a principios de mayo lanzó una versión beta para usuarios en Estados Unidos y desde finales del mes está disponible para todos los usuarios Android del planeta.  

En la primera semana, Clubhouse logró un millón de descargas de la nueva versión, cuyo uso seguirá sujeto a las invitaciones, con el fin de tener “un enfoque mesurado del crecimiento”, le dijeron fuentes de Clubhouse a Europa Press.

“Clubhouse entró en Android por un tema estratégico. Tenían claro que iban a llegar a una curva de estancamiento de descargas con iOS”.

Si en su primer año Clubhouse logró más de 10 millones de descargas, ahora con versión Android se espera una disparada exponencial, con lo cual la valoración de la red, que según la prensa económica llegaba a 1.000 millones de dólares a principios de este año, puede subir con la misma fuerza. 

Sin embargo, se debe advertir que Clubhouse llegó al mundo Android cuando Twitter ya había incorporado en su ecosistema las salas de audio con la opción de “Spaces”, que los medios de comunicación están usando para mantener el contacto con sus audiencias. Y el gigante Facebook anunció la inauguración en los próximos meses de Live Audio Rooms. Otras aplicaciones ya se están sumando a la carrera: Discord con Stage, Telegram con Voicechats 2.0 y Reddit con Reddit Talk.

Monetizar para atraer

Entre las estrategias para ganar nuevas audiencias, Clubhouse ha implementado la opción de monetizar el contenido de las salas de audio. Esto les abre las puertas a los creadores de contenidos con públicos masivos para atraer nuevos usuarios. La opción “sent money” se habilitó hace dos meses. Sin embargo, la posibilidad de hacerle una “donación” al moderador de una sala dependerá de la geolocalización. Se espera que, a medida que se superen algunas limitaciones que aún tiene la aplicación para Android, pueda estar a la par de la versión para iOS. Además, Davison y Seth han anunciado que su modelo de negocio espera ganar dinero con eventos de pago, suscripciones y propinas, pero, por el momento, no tienen planeado vender anuncios.