Según entidades sanitarias, la gran mayoría de las personas que tuvieron el virus se recuperan con normalidad en un par de semanas. Sin embargo, en algunos casos puede haber afecciones a futuro.

Foto: FreePik

Estas secuelas de salud también son identificadas, de acuerdo al Centro para el Control y Prevención de Enfermedades (CDC), como Covid 19 prolongado, Covid 19 de larga duración, Covid 19 postagudo o Covid crónico. Los problemas a futuro debido al virus pueden variar, y empiezan a manifestarse en el cuerpo hasta cuatro semanas después de haber tenido la infección

El primer efecto es conocido como síntomas nuevos o en curso. Hace referencia a nuevos síntomas o que ya habitan en el cuerpo, y que pueden durar varias semanas e incluso meses. También puede dar en cualquier persona que haya tenido el virus, no solo en aquellos que se enfermaron gravemente.

Algunos de los síntomas son: dificultad para respirar, cansancio, dolor en el pecho o estómago, diarrea, fiebre, mareos o dificultad para dormir.

La segunda secuela es el denominado como efectos multiorgánicos. Y se generan porque el sistema inmunitario ataca equívocamente a las células sanas del organismo. El CDC asegura que estas son afecciones autoinmunes durante un tiempo prolongado, con síntomas de Covid 19. Afecta sobre todo las funciones del corazón, los pulmones, los riñones, la piel y el cerebro.

La tercera consecuencia es la que lleva a la hospitalización de la persona. Esto se da principalmente por la gravedad de afectación que sufren los pulmones post Covid, y genera también debilidad y agotamiento durante la recuperación.

Incluso en este tercer caso, se pueden sufrir síntomas posteriores a la hospitalización, los que son llamados pos-cuidados intensivos. Van desde debilidad grave, problemas para razonar y discernir, hasta trastornos de estrés postraumático.

Por otra parte, según marca el CDC, aunque cualquier persona puede sufrir estas secuelas, los niños y adolescentes son quienes menos las padecen. Entre los síntomas más frecuentes luego de contraer el virus están: cansancio, dolor de cabeza, insomnio, problemas de concentración, dolor de músculos y articulaciones y tos.

Por último, la prevención es lo que mejor enfrenta a estas consecuencias de salud. Sobra decir que la vacunación es algo clave para protegerse y proteger a los demás, así como seguir con los protocolos de bioseguridad.

Compartir

Relacionados

¿Se desatará una puja fuerte tras la oferta hostil del Grupo Gilinski por Nutresa?
LAS MUJERES NO SALEN DEL ABISMO DE LA PANDEMIA