Asesoría: Ángela Martínez Rizo

Nutricionista dietista y especialista en enfermedades crónicas

Uno de los componentes del proyecto de reforma tributaria presentado por el Gobierno el pasado mes de agosto, tiene que ver con los impuestos saludables, que se impondrían a las bebidas azucaradas y a los alimentos ultraprocesados, con el fin de reducir el consumo de estos productos que en exceso son nocivos para la salud y además buscan reducir los gastos del sistema de salud asociados a la incidencia de enfermedades derivadas de las mismas. Más allá de recaudar recursos, el Gobierno pretende generar un desincentivo en dichos bienes.

Angela Martínez Rizo, nutricionista dietista y especialista en enfermedades crónicas, explica algunos aspectos relevantes de esta clase de productos.

Bebidas azucaradas

Son todas aquellas como zumos, néctares, gaseosas, energizantes, maltas, bebidas deportivas, refrescos, aguas endulzadas o saborizadas, mezclas en polvo y, en general, cualquiera que contenga azucares añadidos o edulcorantes. Muchas de estas bebidas se consideran adictivas.

Alimentos ultraprocesados

Son aquellos que tienen dos o más procesos industriales, en los cuales pierden buena parte de su valor nutricional y además se les adicionan tres o más ingredientes como colorantes, conservantes, edulcorantes o sustancias para resaltar el sabor.

Embutidos

Salchichas, jamón, cábanos, mortadela, chorizos, salchichón, entre otros hacen parte de los alimentos ultraprocesados. Contienen unas sustancias que consumidas de manera regular aumentan el riesgo, por ejemplo de padecer cáncer de colon.

Enfermedades asociadas

Por tener altas concentraciones en grasa, sodio o azucares pueden provocar problemas de colesterol o triglicéridos que no solo afectan el sistema cardiovascular sino también pueden desencadenar problemas metabólicos, renales o hepáticos.

El consumo de estos productos en cantidades excesivas puede generar enfermedades como obesidad, dislipidemias, varios tipos de cáncer, diabetes o hasta fallas hepáticas.

Consumo frecuente

Se considera consumo frecuente cuando se comen tres o más veces por semana o se supera la porción recomendada.

No todos son malos

Existen algunos alimentos que a pesar de tener varios procesos en su producción no son considerados nocivos, entre ellos están el yogur, las pastas y arroces enriquecidos, los panes o galletas integrales, entre otros.

Medidas complementarias

Además de los impuestos, también es necesario brindar educación nutricional a toda la población, promover Programas de Educación y Prevención en Salud (PYP) para que las personas aprendan a elegir los alimentos más adecuados e interpretar sus etiquetas. Hay que aumentar las preparaciones caseras, naturales, en las que haya muchas frutas, cereales enteros y vegetales frescos.

 Porcentaje

El impuesto al consumo de alimentos ultraprocesados plantea una tarifa del 10% sobre el precio de venta del producto y con respecto a las bebidas azucaradas, la tarifa se gravaría de acuerdo con el contenido de azúcar en gramos por cada 100 mililitros.

Compartir

Relacionados

Los impuestos que pagarán las personas naturales
Producción audiovisual al alcance de todos