El cofundador de Microsoft Bill Gates pronosticó recientemente que en el mundo post pandemia, se darán la mitad de los viajes de negocios y un tercio de las horas de oficina desaparecerán, aunque reconoció que nunca habría pensado que llevar tapabocas se convertiría en objeto de tanta controversia.

“Mi predicción es que más del 50 % de los viajes de negocio y más del 30 % de los días en la oficina desaparecerán”, indicó el magnate en The DealBook una conferencia virtual organizada por The New York Times en la que participó también el CEO de la compañía farmaceútica Pfizer, creadora de una de las vacunas contra el Covid-19.

Según Gates, la justificación para realizar un viaje de negocio tras la pandemia será más complicada, tras mejorar durante el confinamiento la viabilidad de trabajar desde casa, aunque reconoció que habrán empresas más dispuestas para el teletrabajo que otras. “Seguiremos yendo a la oficina de algún modo, seguiremos haciendo algunos viajes de negocio, pero drásticamente menos”. 

El lado positivo de este cambio, según Gates, es que a pesar de que no vamos a socializar tanto con nuestros compañeros de trabajo como antes, esa falta de interacción continua con otras personashará que tengamos más ganas de salir y vernos con nuestros amigos.

“Si hacemos mucho trabajo desde casa, entonces nuestro deseo de socializar, nuestra energía para socializar después de trabajar será mucho más grande”. Otra de las predicciones que hizo durante la charla, fue que el aumento del teletrabajo hará que muchas personas decidan abandonar las grandes ciudades para ir a vivir a pueblos o ciudades más pequeñas pero donde puedan tener una casa más grande y por menos dinero. 

Bill Gates y su esposa Melinda, han promovido el desarrollo y distribución de la vacuna del Covid-19 a economías en desarrollo a través de su fundación y ha jugado un papel fundamental en la labor de concienciar el uso de tapabocas para protegerse individualmente y a quienes nos rodean. Durante la conferencia el magnate también confesó que “no habría pensado que llevar mascarilla se iba a convertir en algo tan controvertido”.

“Si hacemos mucho trabajo desde casa, entonces nuestro deseo de socializar, nuestra energía para socializar después de trabajar será mucho más grande”.