BILL GATES

Copyright The Gates Notes, LLC.

El multimillonario fundador de Microsoft y filántropo, Bill Gates, afirmó en su blog personal Gate Notes que el cambio climático “podría ser peor” que la actual pandemia del nuevo coronavirus. 

Gates ha sido una de las personalidades más destacadas de la crisis del Covid-19, además de realizar donaciones por cientos de millones de dólares para encontrar una vacuna, ha sido una cara visible de la sociedad americana que ha alertado sobre los peligros del virus y sobre el papel de los gobernantes a la hora de tomar decisiones en crisis como la que atraviesa el mundo entero. 

En esta ocasión, ha hecho un llamado a mitigar los peligros del cambio climático comparando el desastre que ha dejado la pandemia en términos económicos y de pérdida de vidas humanas.

“Me doy cuenta de que es difícil pensar en un problema como el cambio climático en este momento. Cuando ocurre un desastre, es parte de la naturaleza humana preocuparse solo por satisfacer las necesidades más inmediatas, especialmente cuando el desastre es tan grave como el Covid-19. Pero el hecho de que temperaturas dramáticamente más altas parezcan lejanas, no las hace menos problemáticas, y la única forma de evitar los peores resultados climáticos posibles es acelerar nuestros esfuerzos ahora”. Gates subraya que incluso mientras el mundo trabaja para detener el nuevo coronavirus y comenzar a recuperarse de él, “también debemos actuar ahora para evitar un desastre climático mediante la creación y el despliegue de innovaciones que nos permitan eliminar nuestras emisiones de gases de efecto invernadero”.

Es enfático en aclarar que aunque es posible que haya visto proyecciones de que, debido a que la actividad económica se ha desacelerado tanto, el mundo emitirá menos gases de efecto invernadero este año que el año pasado. “Si bien estas proyecciones son ciertas, se ha exagerado su importancia para la lucha contra el cambio climático”.

Los analistas no están de acuerdo sobre cuánto se reducirán las emisiones este año, pero la Agencia Internacional de Energía (AIE) calcula la reducción en un 8 %. En términos reales, eso significa que liberaremos el equivalente a alrededor de 47 mil millones de toneladas de carbono, en lugar de 51 mil millones. “Esa es una reducción significativa y estaríamos en buena forma si pudiéramos continuar con esa tasa de disminución cada año. Desafortunadamente, no podemos”, añade Gates.

El fundador de Microsoft analiza lo que se ha “necesitado” para lograr esta reducción del 8 %: más de 600.000 personas han muerto a causa del coronavirus y decenas de millones están sin trabajo. “Para decirlo suavemente, esta no es una situación en la que nadie quiera continuar. Y, sin embargo, todavía estamos en camino de emitir el 92 % de carbono que el año pasado. Lo notable no es cuántas emisiones se reducirán debido a la pandemia, sino cuán poco”.

Mientras el coronavirus viene dando una tasa de mortalidad de 14 por cada 100.000 habitantes, en los próximos 40 años, se estima que el aumento en las temperaturas provoquen tasas similares a las actuales.

Gates vaticina que “para finales de siglo, si el crecimiento de las emisiones se mantiene alto, el cambio climático podría ser responsable de 73 muertes adicionales por cada 100.000 personas. En un escenario de emisiones más bajas, la tasa de mortalidad cae a 10 por 100.000”.

En palabras de Gates el punto clave no es que el cambio climático sea desastroso. El punto clave es que, si aprendemos las lecciones de Covid-19, podemos abordar el cambio climático más informados sobre las consecuencias de la inacción y más preparados para salvar vidas y prevenir el peor resultado posible. La actual crisis mundial puede orientar nuestra respuesta a la próxima.

BILL GATES

Los consejos de Gates:

1. Dejar que la ciencia y la innovación marquen el camino. La disminución relativamente pequeña de las emisiones de este año deja una cosa clara: no podemos llegar a cero emisiones simplemente, o incluso en su mayoría, volando y conduciendo menos. 

Por supuesto, recortar es algo bueno para aquellos que pueden permitírselo. Y creo que muchas personas utilizarán las teleconferencias para reemplazar algunos viajes de negocios incluso después de que la pandemia haya terminado. Pero en general, el mundo debería utilizar más energía, no menos, siempre que sea limpia.

Así como necesitamos nuevas pruebas, tratamientos y vacunas para el nuevo coronavirus, necesitamos nuevas herramientas para combatir el cambio climático: formas sin carbono de producir electricidad, fabricar cosas, cultivar alimentos, mantener nuestros edificios frescos y cálidos y mover a las personas y bienes en todo el mundo. Y necesitamos nuevas semillas y otras innovaciones para ayudar a las personas más pobres del mundo, muchas de las cuales son pequeños agricultores, a adaptarse a un clima menos predecible.

BILL GATES

2. Asegurarnos de que las soluciones también funcionen para los países pobres. Todavía no sabemos exactamente qué impacto tendrá el Covid-19 en las personas más pobres del mundo, pero me preocupa que para cuando esto termine, habrán tenido lo peor. Lo mismo ocurre con el cambio climático. Hará más daño a las personas más pobres del mundo.

Según un estudio reciente publicado por Climate Impact Lab, aunque el cambio climático hará que la tasa de mortalidad general aumente a nivel mundial, el promedio general ocultará una enorme disparidad entre países ricos y pobres. Más que en ningún otro lugar, el cambio climático aumentará drásticamente las tasas de mortalidad en los países pobres cerca o debajo del ecuador, donde el clima se volverá aún más caluroso e impredecible.

En otras palabras, es casi seguro que los efectos del cambio climático serán más severos que los del Covid-19, y serán peores para las personas que hicieron lo mínimo para causarlos. Los países que más están contribuyendo a este problema tienen la responsabilidad de intentar solucionarlo.

Cuando haya una vacuna para el coronavirus, organizaciones como GAVI (Alianza para la vacunación) estarán listas para asegurarse de que llegue a las personas más pobres del mundo. Pero no existe GAVI para energías limpias. Por lo tanto, los gobiernos, los inventores y los empresarios de todo el mundo deben centrarse en hacer que las tecnologías verdes sean lo suficientemente baratas como para que los países en desarrollo no solo las quieran, sino que también puedan pagarlas.

3. Empezar ahora. A diferencia del nuevo coronavirus, para el que creo que tendremos una vacuna el próximo año, no existe una solución de dos años para el cambio climático. Se necesitarán décadas para desarrollar y desplegar todos los inventos de energía limpia que necesitamos.

Necesitamos crear un plan para evitar un desastre climático: utilizar las herramientas de cero emisiones de carbono que tenemos ahora, desarrollar e implementar las muchas innovaciones que aún necesitamos y ayudar a los más pobres a adaptarse al aumento de temperatura que ya está atrapado.

BILL GATES


Algunos gobiernos e inversores privados están comprometiendo el financiamiento y las políticas que nos ayudarán a llegar a cero emisiones, pero necesitamos aún más para unirnos. Y debemos actuar con el mismo sentido de urgencia que tenemos con el Covid-19.

Los defensores de la salud dijeron durante años que una pandemia era prácticamente inevitable. El mundo no hizo lo suficiente para prepararse y ahora estamos tratando de recuperar el tiempo perdido. Esta es una advertencia sobre el cambio climático y nos apunta hacia un mejor enfoque. Si comenzamos ahora, aprovechamos el poder de la ciencia y la innovación y nos aseguramos de que las soluciones funcionen para los más pobres, podremos evitar cometer el mismo error con el cambio climático.

BILL GATES

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente