La vibra de las ciudades se puede palpar en sus calles, en sus plazas, en sus monumentos, en su gente. Antes de la pandemia del COVID-19, tan solo 40 días atrás, las calles de las ciudades del mundo eran un hervidero de turistas, de ciudadanos presurosos rumbo a sus trabajos o a su vida social, de vendedores ambulantes en busca del rebusque diario o de miles de millones de vehículos que hacían insoportable el tráfico. 

Hoy, lugares iconos de la humanidad como la Torre Eiffel, la Puerta de Brandenburgo, la Puerta del Sol, el Time Square o la Plaza de Bolívar, están vacías, desiertas, en silencio. Están sin sus latidos originales y son el testigo mudo de una pandemia que ha tenido en vilo al mundo entero. Como si el tiempo se hubiera detenido.

Mientras tanto, las personas de todo el planeta permanecen confinadas y expectantes desde los balcones y las ventanas de sus casas, viviendo de puertas para adentro y esperando con impaciencia que todo pase.

ParísTorre Eiffel, algunos turistas que todavía rondaban por la Plaza de Trocadero fotografían uno de los monumentos más visitados del mundo. MadridLa Puerta del Sol, uno de los sitios emblemáticos de la capital española por donde transitan a diario miles de turistas y paseantes. BerlínEste hito importante de Berlín es un punto turístico habitualmente lleno de personas, en la foto, luce desierto por el bloqueo del Coronavirus en Alemania.
RomaDos personas toman una fotografía en la Plaza de España en Roma, uno de los sitios más concurridos de la ciudad que quedaron desiertos.Nueva YorkLa capital del mundo ha sido azotada por el Coronavirus y luce vaciada.Miami BeachPlayas solitarias y cruceros vacíos en altamar a causa del Coronavirus.
Previous
Next

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente