Washington dice que se necesita una acuerdo que desemboque en elecciones libres y justas. Detienen a uno de los presuntos autores intelectuales del asesinato del presidente Moïse, que aún no está aclarado.

Autoridades señalan a un médico haitiano residente en EE.UU. como presunto autor intelectual de la muerte de Moisé.

EUROPA PRESS

El Gobierno de Estados Unidos pidió este lunes un «diálogo constructivo» a los tres políticos que se disputan el poder en Haití tras el magnicidio del presidente, Jovenel Moise, y abogó por un «acuerdo político» que desemboque en unas «elecciones libres y justas» en el país.

La portavoz del Consejo de Seguridad Nacional (NSC) estadounidense, Emily Horne, indicó en un comunicado que la delegación del país norteamericano que desplazó al país se ha reunido con el primer ministro en funciones, Claude Joseph; el primer ministro designado, Ariel Henry; y el presidente del Senado; Joseph Lambert, para abordar la situación.

Así, recalcó que esta delegación, integrada por miembros de los departamentos de Justicia, Seguridad Interna, Estado y el propio NSC, han pedido a los tres «un diálogo abierto y constructivo para lograr un acuerdo político que permita al país celebrar unas elecciones libres y justas».

Horne hizo además hincapié en que esta delegación trasladó su compromiso con el apoyo de Washington a Haití «mientras busca justicia en este caso», antes de recalcar el apoyo estadounidense al pueblo haitiano «en este momento de desafío». «Estados Unidos está con Haití para que se convierta en un país más seguro y democrático», dijo.

Washington está cooperando con Joseph, pero tras el asesinato de Moise hay varios candidatos al poder. Henry fue nombrado primer ministro por Moise poco antes del magnicidio y ahora asegura que es el jefe del Gobierno, mientras que Lambert se reivindica como jefe del Estado al ser el siguiente en la línea de autoridad por ser el presidente del Senado y cuenta con el apoyo de los senadores.

A todo ello se suma el juez del Tribunal Supremo Joseph Mécène Jean-Louis, nombrado presidente interino en febrero por la oposición que ya no reconocía a Moise porque su propio mandato constitucional expiró el 7 de febrero, en medio de una grave crisis política y de seguridad en el país.

La Casa Blanca había informado previamente del envío de agentes del FBI y del Departamento de Seguridad Interior para colaborar en la investigación del asesinato de Moise, tras el que Haití pidió el envío de tropas estadounidenses y de Naciones Unidas para garantizar la estabilidad del país.

Por otra parte, las autoridades haitianas anunciaron el domingo la detención de uno de los supuestos autores intelectuales del asesinato de Moise, identificado como Christian Emmanuel Sanon, cuyo nombre fue «mencionado» por varios de los arrestados en el marco de las investigaciones en torno al magnicidio.

Sanon, un médico haitiano de 63 años cuya residencial habitual está en Florida desde hace 20 años, habría entrado recientemente en Haití a bordo de un avión privado «con la intención de acaparar la presidencia haitiana», según ha indicado la Policía de Haití a través de su cuenta en la red social Facebook.

Compartir

Relacionados

Haití, en conmoción política tras el asesinato de su presidenteMagnicidio en Haití: versión de Policía señala a sicarios colombianos, pero surgen dudas
Protestas en calles de Cuba crean tensión entre Washington, La Habana y Moscú