Ruth Bader Ginsburg fue la segunda mujer en ocupar el cargo de jueza en la Corte Suprema de Estados Unidos y era considerada un ícono del pensamiento más progresista del país

Ruth Bader Ginsburg o RGB como era más conocida entre la juventud estadounidense, se convirtió en un icono por su férrea defensa de los derechos y de la igualdad de las mujeres, las libertades civiles y el Estado de derecho. La jueza de la Corte Suprema de Justicia falleció el pasado 18 de septiembre a sus 87 años y mientras el mundo le rendía tributo póstumo, en la política estadounidense, —que está en la recta final de las elecciones presidenciales—, se desataba una tormenta por la elección de su sucesora, en una Corte con un perfil cada vez más conservador y que puede romper el equilibrio ideológico del supremo que tiene en manos el estudio de temas tan controversiales como el aborto.

El presidente Donald Trump ha anunciado que una vez finalicen las honras fúnebres de Ruth Bader presentará las candidatas al Congreso para la elección de una nueva magistrada. Pero el partido Demócrata sostiene que esa decisión debe quedar en manos de quien gane las elecciones.

RBG ocupó el cargo en el más alto tribunal de Estados Unidos desde 1993 cuando Bill Clinton la nominó y desde entonces se hizo famosa por sus disensiones del resto de los jueces que eran más conservadores. Bader también se convirtió en un gran icono entre las nuevas generaciones que le rendían tributo a su imagen férrea, que vestía con cuellos de encaje que adornaban su toga judicial negra. Sus enormes gafas, guantes de seda y una corona de oro ladeada sobre su cabeza y su collar de perlas la convirtieron en una rockstar en las redes sociales.

Las jóvenes universitarias se tatuaban la imagen de esta mujer menuda, de apariencia frágil, pero de una gran inteligencia. Frases como “no puedes deletrear truth (verdad) sin Ruth”, se encontraban en los stickers que lucían los vehículos en Washington y buena parte de las ciudades de Estados Unidos. Los libros sobre su vida se convirtieron en ventas millonarias e incluso, se editó su biografía en versión para niños. También se lanzó un documental sobre su carrera y vida que se estrenó a finales de 2018 y se puede ver en las plataformas digitales.

Su estrellato fue motivo de muchos análisis y libros que siempre llegaron a una conclusión: RBG simboliza la defensa de los derechos de hombres y mujeres, una octogenaria que encarnaba la esperanza de las nuevas generaciones. Las mismas que lloraron su muerte y escribieron carteles cerca de su casa: “usa tapabocas que en esta zona vive RBG”.

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente