Por: Alejandra Meléndez, Editora Multimedia Revista Alternativa, @alemelendezg

El encanto de la capital francesa no sería el mismo sin el Sena. Durante siglos ha sido fuente de inspiración para pintores, artistas y escritores y con el paso del tiempo, París se ha edificado en torno a sus riberas, declaradas por la Unesco, como Patrimonio Mundial. Los espacios para peatones, construcciones flotantes, espacios culturales y de ocio a sus orillas, como restaurantes y galerías de arte urbano, han cambiado la forma en que los parisinos -y visitantes- viven la vida junto al río.

Recorriendo sus aguas, se puede contemplar la evolución de la ciudad y su historia, desde el museo del Louvre hasta la Torre Eiffel, pasando por la Plaza de la Concordia, el Grand Palais y el Petit Palais. Junto al río se alzan también la majestuosa catedral de Notre-Dame y la Sainte Chapelle, dos obras maestras de la arquitectura gótica.

Desde sus inicios, el río ha sido vía navegable privilegiada para el transporte de mercancías y el turismo, está atravesado por más de 38 puentes de piedra, siendo el Pont Neuf, construido en 1604 uno de los más conocidos y el más antiguo. Según cifras de la Oficina de Turismo de París, más de un millón de turistas viajan anualmente en los cruceros del río y con la llegada de la primavera-verano, cientos de festivales, conciertos y eventos, se dan cita en este lugar de la ‘Ciudad de la Luz’.

De hecho, con el propósito de acelerar el desarrollo del emblemático río, reforzar su atractivo inventando nuevas formas de vivir, trabajar y moverse alrededor de la orilla del agua, la ciudad lanzó ‘​​Reinventar el Sena’ una convocatoria de proyectos lanzadas por las ciudades de París, Rouen, Le Havre y Haropa Ports de Paris Seine Normandy.

Gracias a su diseño arquitectónico los ambientes interiores y exteriores de Adamant varían según la hora del día, controlando la luz de los espacios.

Desde entonces, han surgido originales proyectos en el río, como Fluctuart, el primer centro de arte urbano flotante de París, con 1.000 m² repartidos en 3 niveles al pie del Pont des Invalides. Para Gérard Ronzatti, presidente de Seine Design y arquitecto del edificio, “esta reinvención requiere la propuesta de una nueva relación con el arte, más intuitiva e inmersiva”. Creativo e innovador, este lugar también ofrece varias opciones de espacios al aire libre para disfrutar en verano: la azotea y la terraza en el muelle, abiertos desde mayo hasta octubre.

38 puentes y tres muelles se extienden a ambos lados del Sena entre Pont Nacional y Pont du Garigliano.

También sobre el río, y en el centro de París cerca del Pont Charles de Gaulle, está el hospital psiquiátrico Adamant, una llamativa casa flotante mecida por el río, construida en 2019. Está basada en un programa de ateliers creativos, de música, pintura, dibujo para sus pacientes, y que lejos de los habituales lugares de reposo, se asemeja más al estudio de un artista.

En los 13 km de río que atraviesan París, también se puede disfrutar de eventos gastronómicos o tomar una copa contemplando el atardecer en uno de sus restaurantes y wine bars flotantes como el Ducasse sur Seine o el Peniche Marcounet, una auténtica barcaza que se construyó por primera vez en 1925 y se transformó a fines de la década de 1990 en un lugar cultural y festivo en donde se realizan eventos y presentaciones de música en vivo, bandas, solistas y pianistas.

El proyecto de Fluctuart es apoyado por el Ayuntamiento de París, como iniciativas que permitan dar más vida a las orillas del Sena.

En el Sena, los parisinos no solo realizan actividades culturales y artísticas, también hay quienes han elegido el agua como su sitio de vivienda, de ahí que actualmente existen en París 1,345 casas flotantes amarradas al Sena. Y como si fuera poco, en 2024, el corazón del Sena, será también el escenario protagonista para los Juegos Olímpicos de Verano. La ceremonia de apertura se realizará por primera vez fuera de un estadio y el espectáculo fluvial seguirá el curso del Sena, de este a oeste durante 6 km. A bordo de sus barcos, los atletas conocerán algunos de los lugares oficiales de los Juegos, como la Place de la Concorde, la Esplanade des Invalides, el Grand Palais y, finalmente, el Pont d’Iéna, donde terminará el paseo frente al Trocadero.

París no solo es la capital de la moda, sus grandes monumentos, y extraordinarios museos. También lo es el Sena, sus aguas recorren esta gran ciudad que ha retomado su ritmo después de dos años de incertidumbre por la pandemia, porque la ‘Ciudad de la Luz’, jamás se apagará.

Compartir

Relacionados

Naufragio sin salvavidas
Los acuerdos sobre el clima y la realpolitik