Por Álvaro Rodríguez / Cofundador de Innside y creador del podcast “Boss Tank: ser tu propio jefe”

@alvarorodriguezf

Este emprendimiento colombiano, que diseñó las casas de J Balvin, ya tiene reconocimiento internacional por sus proyectos arquitectónicos, en los que fusionan el diseño minimalista y el estilo con la funcionalidad de los espacios.

Hace un par de meses, las fotos de la casa de J Balvin inundaron las redes sociales. El artista y su casa en Medellín se convirtieron en la portada de la revista Architectural Digest, en la que le mostró al mundo por qué su hogar es su refugio. Es una casa ubicada en Llanogrande, en medio de un paisaje selvático, con una decoración minimalista combinada con la estética japonesa, en donde sobresalen el mobiliario de estilo escandinavo, la madera clara, el color negro, el cemento pulido y mucha vegetación. La construcción de este proyecto estuvo a cargo de la firma de diseño colombiana 5 Sólidos, un estudio que abarca cinco variables —el diseño de interiores, la arquitectura, la marca, la gestión de proyectos y el diseño de muebles— cuyo nombre está inspirado en los cinco poliedros de Platón.

Daniel Correa, uno de los socios fundadores del estudio, comenta que el proyecto elaborado para J Balvin fue un boom y por esa razón los llamaron para otros, tanto nacionales como mundiales. “Ha sido una catapulta a la que hemos correspondido muy bien. Hemos hecho una sinergia y ha habido empatía. Él confía en lo que le proponemos y cómo manejamos los proyectos. Actualmente, acabamos de empezar un apartamento nuevo en Nueva York, en el edificio que hizo Zaha Hadid en el High Line Park y ahora estamos en proceso de diseño”. Además de las casas de J Balvin, 5 Sólidos también ha diseñado para reconocidos artistas como Nicky Jam. 

Este estudio colombiano nació hace seis años enfocado en el interiorismo; hoy, los tres fundadores Daniel Correa, María José Fernández y Elisa Ortega, —que comparten la pasión por la arquitectura, pero tienen otras profesiones— lideran una oficina de más de veinte personas que trabajan proyectos residenciales, de oficinas, hoteleros, de tiendas y de restaurantes, que sobresalen por su diseño, elegancia y funcionalidad.

De acuerdo con su fundador, “hay un diferencial fuerte en la forma como abordamos los negocios y los proyectos. En la oficina hay un equipo multidisciplinario, que está conformado por arquitectos, en su mayoría; ingenieros de producción, y diseñadores industriales. 

Una de las ventajas que ofrece 5 Sólidos a sus clientes es que concibe la arquitectura desde cero, de “llave en mano”, es decir, se encarga de hacer una curaduría de toda la dotación de los proyectos y escoger cada detalle con el que interactuará el propietario.

“Queremos que las personas que vean, entren o se relacionen con los proyectos de 5 Sólidos sientan un impacto inicial al llegar a los espacios, que sea una real experiencia, que no sea simplemente bonita, sino que, cuando empiecen a vivir esos escenarios, llámense hoteles, restaurantes o edificios residenciales, sientan que los llenan y los complementan para las actividades para las que ellos nos buscaron”, explica Correa. 

Con la pandemia, la humanidad ha pasado la mayor parte del tiempo en sus casas para protegerse del coronavirus y ha habido un aumento en el flujo de proyectos arquitectónicos y mobiliarios. En palabras de Correa, “la gente está entendiendo que la casa al final es la ‘guarida’ donde uno pasa todo el tiempo; es su espacio privado y, a la velocidad que veníamos, muchas veces no cuidábamos los detalles”.

En estos últimos meses, mucha gente que no se vio afectada por la pandemia, en términos económicos, tomó la decisión de hacer su casa y se disparó la construcción de viviendas fuera de las ciudades. Así también lo demuestran las últimas cifras presentadas por el Ministerio de Vivienda, Ciudad y Territorio, en las que señalan que 2020 fue un año récord en ventas para el sector en nuestro país y que en todo el mundo después de la crisis del coronavirus ha aumentado la disposición de las familias a comprar vivienda. 

Como un mensaje final para los emprendedores, Daniel recomienda “seguir esa pasión que tiene cada uno, más que por los números o por el negocio. La pasión es la base de un emprendimiento; van a aparecer tropiezos y retos en el camino, pero, si tienen clara esa pasión, todo va a ir fluyendo. Es importante que siempre busquen unos mentores que les ayuden a aterrizar las ideas y tener una guía en todo el desarrollo de un emprendimiento”.