Encuesta de Ipsos dice que tenemos el espíritu más emprendedor del mundo. Pero nos hace falta aprovechar la transformación digital para que los negocios compitan y se mantengan.  

Andrés Londoño, líder de Crecimiento Internacional de RD Station.

Si algo le sobra a Colombia es espíritu emprendedor. Eso quedó demostrado en la reciente encuesta realizada por Ipsos, en la cual nuestro país ocupó el primer lugar en dicha categoría, tanto en Latinoamérica como en el mundo. 

Esto, por supuesto, se robusteció con el advenimiento de la pandemia por covid-19 que hizo que miles de colombianos se lanzarán a la piscina para crear su propio medio de subsistencia. El Observatorio Empresarial de la Cámara de Comercio de Bogotá reveló que la creación de micronegocios aumentó en 9,3 % solo entre enero y marzo de 2021; eso significa que cada hora, en promedio, se formalizan 3,8 negocios en el país. 

Paradójicamente, y pese al grandioso salto que nos obligó a dar la pandemia, aún tenemos una amplia brecha en lo que al universo de la transformación digital y la adopción de tecnologías emergentes se refiere. 

Expertos opinan que, en particular, a la pequeña y mediana empresa les hace falta educarse, conocer y adoptar la poderosa filosofía de la analítica de datos basada en la tecnología para su aprovechamiento en aras de conquistar los exigentes mercados de hoy y mantenerse. De hecho, a este vacío de conocimiento sobre las tecnologías de última generación y a la falsa creencia de que invertir en ellas es extremadamente costoso, se les atribuye que el 41 % de los negocios que nacen, se descarten o se frenen en su primer año de vida. 

“El espíritu emprendedor en momentos de dificultad aflora. La pandemia está haciendo que el pensamiento del emprendedor no solo se limite a “qué voy a hacer para sobrevivir”, sino que vaya mucho más allá, a responderse “¿cómo hago para que mi negocio se adapte a la nueva realidad?”, opina Andrés Londoño, líder de Crecimiento Internacional de RD Station, quien agrega que “Colombia tiene una oportunidad de oro con la gran apuesta por la digitalización sumada a las fortalezas, destrezas y talentos de sus emprendedores”. 

Según el análisis de la compañía que lidera Londoño, los emprendimientos de base tecnológica son los más apetecidos por los inversionistas y progresan de manera exponencial en menor tiempo. 

“Es el verdadero momento para pensar en transformación digital, sin importar si es un almacén de zapatos, una tienda de barrio o una desarrolladora de software. Los emprendimientos análogos deben esforzarse más en términos de comunicación y marketing, para conectarse con los clientes a través del comercio electrónico y lograr alcanzar mejores niveles de competitividad”, aconseja el experto.  

¿Cuáles son las características más destacables de ese emprendedor colombiano? “Es un rebuscador por excelencia. Siempre está encontrando soluciones, no se raja, no se detiene y, lo más valioso: itera, siempre itera (reitera o repite procesos). En esa iteración constante está la clave, y el análisis de datos es, hoy por hoy, una herramienta indispensable para que ella rinda sus frutos. El rebusque se está dando en lo digital”, responde Londoño.