Después de un periodo crítico por la pandemia, el Hotel Las Américas está recibiendo a muchas familias y parejas con todas las medidas de bioseguridad y espera pronto ver reactivado a tope el turismo de eventos y convenciones.

Cartagena es una ciudad a la que han intentado destruir muchas veces. Prueba de ello son las murallas eternas que se levantaron siglos atrás para defenderla. Como tantas urbes en el mundo, ha estado luchando contra un enemigo invisible (el coronavirus) durante algo menos de dos años, pero ya está camino de controlarlo gracias al esfuerzo de todos.

El distrito turístico tiene un espíritu resiliente y resiliente también es su industria hotelera, alma y nervio de su economía, que se ha preparado con todas las medidas de bioseguridad para volver a recibir a los miles de colombianos y extranjeros que la tienen como destino deseado o como su ciudad preferida no solo para eventos, sino también para las vacaciones familiares, los planes con amigos, las bodas y las lunas de miel.

Y es que pocas ciudades en el mundo tienen tantos atributos: un centro amurallado, calles llenas de historia y romanticismo, naturaleza atractiva, cultura vibrante, gastronomía de primera clase y hotelería de talla internacional. Y tiene algo más: la cheveridad de su gente.

Esa cara de esperanza y positivismo tan cartagenero se ve en los pasillos del Hotel Las Américas, emblema de la ciudad, donde el flujo de visitantes está en pleno ascenso después de los duros tiempos de confinamiento.

“El turismo individual, especialmente, está respondiendo. Terminamos bien el año 2020 y empezamos este año de la misma forma. Después de un abril y un mayo (2021) difíciles por los bloqueos, estamos de nuevo recibiendo una buena cantidad de turistas y esperamos la llegada de muchos más durante la temporada de vacaciones de julio y agosto”, comenta Nando Madrid, vicepresidente administrativo y financiero de Las Américas Hotels Group. Sus expectativas para final del año son positivas, con una actividad no igual a la de 2019, pero sí de clara recuperación.

“Después de un abril y un mayo duros por los bloqueos, estamos de nuevo recibiendo una buena cantidad de turistas y esperamos la llegada de más en la temporada de vacaciones de julio y agosto”.

Ubicado en el sector de La Boquilla, a la orilla del mar, Las Américas tiene su tradicional Hotel Casa de Playa, muy caribeño, y el moderno Hotel Las Américas Torre del Mar. Todo el complejo sigue estrictas medidas de bioseguridad para minimizar los riesgos de contagio. Ello obedece al cumplimiento de un protocolo que garantiza que los huéspedes puedan disfrutar los servicios sin temores, tanto por los rigurosos procesos de desinfección en todos los lugares como por las reglas de aforo y distanciamiento social que se han impuesto. 

Cada llave, cada colchón y cada secador de cabello es sometido a limpieza frecuente bajo los parámetros establecidos por el Ministerio de Salud. La desinfección de todos los espacios se ajusta al 100 % a la normativa vigente. En cada ascensor no se permiten más de dos ocupantes y las vajillas son lavadas mediante un estricto proceso de asepsia que combina altas temperaturas y químicos. 

“Es también riguroso el control del personal. Hacemos encuestas diarias y ante la mínima sospecha aplicamos las medidas de aislamiento y pruebas. Por fortuna, hemos tenido pocos casos”, dice Madrid.

Estas precauciones han permitido mantener disponibles no solo las 530 habitaciones, sino también las nueve piscinas, los siete bares y los cinco restaurantes, incluido el famoso Erre, del chef español Ramón Freixa, quien tiene en su haber tres estrellas Michelin y, El Bijao, de cocina cartagenera, que es al aire libre y lleva poco tiempo de inaugurado.

Igualmente, están abiertos –con aforos controlados según el caso– los amplios salones, el centro de negocios, el gimnasio, la cancha de tenis y el spa con circuito hídrico y piscina lúdica.

En esta época muchos grupos familiares visitan el hotel. Hay siempre presencia de niños, que gozan de vacaciones muy seguras porque tienen a su disposición 400 metros lineales de playa con todas las medidas preventivas, y también un equipo de recreación dirigida, un club infantil y atracciones como La Tierra de la Aventura, el parque acuático, el minigolf y las salas de juego. “La gente se siente bien porque el hotel es muy generoso en espacios”, agrega Madrid.

El complejo de Las Américas, el buque insignia de Las Américas Hotels Group, cuenta, además, con Las Américas Convention Center de más de 7.000 metros cuadrados de espacio flexible, con capacidad para recibir a más de 4.500 personas en el auditorio.

El turismo de reuniones empresariales y convenciones, el gran motor de la actividad hotelera en Cartagena, muestra signos de reactivación. Ya hay eventos confirmados para los próximos meses, incluido congresos médicos y la asamblea hotelera nacional. “Se está promoviendo que todo el mundo llegue vacunado –Madrid–. Por eso esperamos cada vez más eventos y más grupos grandes”.