POKE COLOMBIA

 

POKE COLOMBIA

Por Álvaro Rodríguez Ferrero
Cofundador de Innside y creador del podcast “Boss Tank: ser tu propio jefe”
@alvarorodriguezf

Una pareja colombo-venezolana llegó a Colombia en el año 2016 con el objetivo de empezar un nuevo negocio enfocado en su profesión: diseño de modas. Después de intentar fallidamente con distintos emprendimientos que no lograron posicionarse en el mercado colombiano, recibieron por parte de una amiga, un video de 40 segundos de un plato típico hawaiano que hasta ahora salía de la isla para darse a conocer en el mundo y se estaba lanzando en Los Ángeles, California. Estamos hablando de los ‘Poke’.

Empezar de cero y sin recursos no fue tarea fácil para Isabella y Camilo, esta pareja que tenía como principal aliciente su próximo matrimonio. Después de viajar a Nueva York y ver el importante posicionamiento que tenían los ‘Poke’ en esta ciudad, decidieron empezar su proyecto en el país acudiendo a un préstamo familiar y a la venta de un carro y así, con 120 millones de pesos iniciaron este sueño llamado Poke Colombia, en un local abandonado ubicado en la calle 81 de Bogotá.

De manera intuitiva, Isabella y Camilo tomaron el capital inicial como propósito de vida y se arriesgaron a dar el primer paso. Como estrategia de marketing se apoyaron en bloggueros de alimentos quienes de manera gratuita los promocionaban en sus redes. El plato fue tomando fuerza en Bogotá debido a su concepto innovador, rápido y saludable. Así fue como, sin acudir a préstamos adicionales, a los 10 meses abrieron su segundo punto de venta en la zona G de la capital utilizando las ganancias del local inicial y cerrando el primer año con cuatro locales. 

“Emprender en pareja es una prueba de organización y también de madurez, pues tu pareja puede ser tu mejor socio ya que tienen objetivos en común y si se estandarizan y se respetan las funciones de cada uno, el proyecto que emprendan puede llegar a ser muy exitoso. Asimismo, separar los horarios para tocar los temas del trabajo y de la relación es de suma importancia para tu hogar y para tu negocio”, afirma Isabella Fernández.

La consolidación de Poke Colombia empezó testeando las recetas con la familia y los amigos de Isabella y Camilo, quienes “tropicalizaron” los platos al mercado colombiano logrando hoy una facturación de más de 15.000 millones de pesos, moviendo la economía de nuestro país sin acudir a inversionistas o préstamos bancarios. Poke ha crecido de manera orgánica gracias al compromiso, a la organización y a la calidad de sus productos. 

POKE COLOMBIA

En febrero de 2020, con tan solo cuatro años desde su fundación, el restaurante ya tenía 16 puntos de venta ubicados en Medellín, Bogotá, Cajicá y Barranquilla y tenía una proyección económica de cierre del 2020 con más de 23.000 millones de pesos.

Debido a la nueva pandemia del Covid-19 tuvieron que enfrentar uno de sus más grandes retos y cambiar los planes que tenían para este año, pues su objetivo era abrir cinco puntos más para incrementar sus ingresos y fortalecer su posicionamiento. El primer mes de pandemia generó en sus empleados y fundadores la mayor incertidumbre en la historia de Poke, pues a pesar de ser una compañía estructuralmente estable, su caja contaba con recursos únicamente para 30 días.

Poke busca promover una cultura de alimentación consciente, siendo sostenibles con el medio ambiente y generando impacto social.

POKE COLOMBIA

Isabella y Camilo debieron reestructurar la empresa a esta nueva modalidad de venta, tomando como valor agregado la experiencia que tenían con la operación de entregas a domicilio, ya que históricamente sus ventas por medio de este canal llegaban casi al 50 %, así que en la pandemia enfocaron las ventas en nueve puntos desde donde podían operar con domicilios, cerrando temporal y definitivamente algunos de sus locales.

Como acciones adicionales para subsistir durante la pandemia del Covid-19, negociaron con arrendadores la congelación de los arriendos, hicieron ajustes salariales, despidos de personal en periodo de prueba y por último acudieron a los beneficios del Estado de los cuales fueron acreedores de la nómina solidaria y el no pago del impuesto al consumo hasta el mes de diciembre de este año.

Hoy, Poke Colombia está vendiendo el 60 % de lo que vendía en febrero de este año y gracias a esta coyuntura, sus cofundadores tomaron como lección actuar con rapidez ante las adversidades ajustándose a las nuevas realidades y necesidades del mercado, generando novedosas soluciones tecnológicas y productos alineados a los recursos de su público objetivo.

Hoy el restaurante está preparado para reabrir sus puertas cuando el Estado lo permita, pues están alineados con la normatividad de la Secretaría de Salud y de las alcaldías de las ciudades donde tienen presencia.
Como recomendación a los nuevos emprendedores, Isabella afirma que “hay que entender cuando las situaciones se salen de control sin dejarse abrumar, moviéndose rápidamente, con creatividad siendo austeros con los recursos y eliminando procesos que no estén siendo rentables y que estén generando fugas de dinero”.
Hoy en día Poke es una de las principales cadenas de healthy fast-casual en Colombia que busca promover una cultura de alimentación consciente, siendo sostenibles con el medio ambiente y generando impacto social.