Crédito: Presidencia de la República.

(EUROPA PRESS)

El presidente de Colombia, Gustavo Petro, ha criticado duramente a la sociedades de consumo y la hipocresía de la lucha contra las drogas, que emponzoña las selvas y acaba con la vida de millones de personas mientras otros tantos llena sus bolsillos en nombre de valores más elevados.

«Vengo de un país de belleza ensangrentada», ha comenzado Petro su intenso y vehemente discurso, el primero como presidente de Colombia ante la Asamblea General de Naciones Unidas, desde donde ha afeado el «hipócrita» discurso de salvar la selva, ya que es vista como «el enemigo a derrotar».

«La selva se quema, señores, mientras ustedes hacen la guerra y juegan con ella. La selva, el pilar climático del mundo, desaparece con toda su vida. La gran esponja que absorbe el CO2 planetario se evapora. La selva salvadora es vista en mi país como el enemigo a derrotar, como la maleza a extinguir».

«El espacio de la coca y de los campesinos que la cultivan, porque no tienen nada más que cultivar, es demonizado. Para ustedes mi país no les interesa sino para arrojarle venenos a sus selvas, llevarse a sus hombres a la cárcel y arrojar a sus mujeres a la exclusión», ha continuado.

Tal y como ha venido haciendo desde que se mudó de manera oficial a Casa Nariño, Petro volvió a insistir en que la lucha contra las drogas ha resultado ser un fracaso, al igual que la lucha contra la crisis climática.

«Disminuir el consumo de drogas no necesita de guerras, ni de armas, necesita que todos construyamos una mejor sociedad: una sociedad más solidaria (…). ¿Quieren menos drogas? Piensen en menos ganancias (…). Piensen en un ejercicio racional del poder».

Compartir

Relacionados

Sube la gasolina a partir de octubre
Totó la Momposina anuncia el fin de su carrera