Por JAIRO OCAMPO
Periodista económico

Como los expertos en epidemias que todavía no tienen una respuesta sobre cuánto más afectará el virus al planeta, los economistas desconocen el latigazo final de la economía mundial. Por lo pronto, el dólar está disparado y el petróleo en caída libre

¿A dónde vamos a llegar? Nadie se atreve a dar una respuesta. Colombia y el mundo está viendo hoy un escenario que ha tomado por sorpresa al planeta. 

El 2020 pintaba un año en calma. Salvo el tema de las elecciones en Estados Unidos y las tensiones en Oriente Medio, el panorama de la economía mundial era de relativa estabilidad con un crecimiento global del orden de 3.3 %, según el Fondo Monetario Internacional.

En los diferentes foros económicos de principios de año se hablaba, entre los expertos, de una economía mundial caracterizada por un contexto externo de crecimiento bajo, pero alta liquidez en los mercados internacionales. No había un tema que generara una gran incertidumbre en el comercio global y un escenario de tasas de interés internacionales bajas.

En el caso colombiano se hablaba de un crecimiento promedio de 3.5 %. Según el codirector del Banco de la República, Gerardo Hernández, en un foro de Anif y Fedesarrollo de comienzos de marzo, la actividad económica en 2020 proyectaba una dinámica positiva, liderada por el sector privado. Un ambiente de bajas tasas de interés, condiciones crediticias amplias e impulso a la inversión privada. Además, una demanda externa de los principales socios comerciales recuperándose de manera lenta.

Sin embargo, con el pasar de los días y en medio de crecientes noticias por le expansión en China, después en Europa y ahora en América de lo que es hoy la pandemia del coronavirus, en el mundo entero reina la confusión, la incertidumbre y en muchas partes el pánico. 

Es muy difícil que alguien se atreva a prever dónde va a parar esta situación y no sólo se refiere al tema de la pandemia como tal sino por los estragos en la economía, en el empleo, el comercio, la inversión y la cotidianidad de los habitantes de la Tierra.

Desde ya se habla que la economía mundial perderá entre 1 y 2 puntos de crecimiento. Si la proyección a comienzos de 2020 era de 3.3 % ahora las proyecciones más optimistas hablan de 2.0 % o 2.3 %.

“La suspensión de grandes eventos, la suspensión de vuelos a diferentes destinos, las cuarentenas en ciudades enteras tienen un impacto que aún es difícil calcular”, señalan expertos de los mercados de valores.

La situación no es ajena en el escenario colombiano. Aunque aún el número de casos no es el más alto, no se descarta que vayan en ascenso. Lo que se observa es un ambiente enrarecido.

Se han cancelado centenares eventos deportivos, culturales, musicales y asambleas de gran importancia como la del BID en Barranquilla. Muchos no entienden porque hay esa sensación de que algo grave está pasando o está por venir. Y la incertidumbre es mayor cuando se escucha que se disparó el dólar, que cayó el petróleo que las bolsas del mundo se desploman.

Para el director de Fedesarrollo, Luis Fernando Mejía, la economía colombiana, con el efecto de la pandemia, podría ir a un período de desaceleración económica e inmensos retos en materia fiscal y de empleo.

Por su parte el presidente de la Asociación Nacional de Instituciones Financieras, ANIF, sostiene que inicialmente Colombia perderá medio punto de crecimiento pero todo va a depender de la duración de la crisis.

En medio de este turbio panorama los hogares colombianos se llenan de miedos. Primero porque no quieren que el virus afecte a algún miembro de la familia o amigo cercano. Y segundo la gran preocupación es ¿qué va a pasar con la economía, con el empleo y con el bolsillo?

Las personas se preguntan: ¿Subirán las tasas de interés y se encarecerá el valor de las cuotas del préstamo que tomé para la compra del carro o de vivienda? O ¿Se dispararán las cuotas de la tarjeta de crédito? ¿Subirán los precios de los alimentos importados, de los teléfonos móviles o de los computadores? ¿Las empresas despedirán personal? ¿Si el comercio cierra las puertas por miedo qué va a pasar con nuestro consumo?

Con el pasar de las horas, los días y la semana los interrogantes crecen y la incertidumbre raya con el pánico. 

Para tratar de encontrar muchas de estas repuestas ALTERNATIVA habló con dos exministros de Hacienda, Mauricio Cárdenas, ministro del gobierno Santos y José Antonio Ocampo, ministro de Hacienda del gobierno Samper.

Cada uno en su tiempo vivió momentos de mucha turbulencia económica en sus períodos y hoy responden algunas de las inquietudes que se tienen en el país.

Tratamos de hablar con el actual ministro, Alberto Carrasquilla, pero no fue posible. Entendemos que en medio de tantas noticias sobre la pandemia desborda la capacidad de respuesta de un funcionario del gobierno.

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente