En la fase final

La carrera por la vacuna contra el Covid-19 tiene a las potencias del mundo en una lucha sin precedentes. China, Rusia, Reino Unido y Estados Unidos, buscan ser los primeros en lograrla, en Colombia empiezan los primeros ensayos

En los años sesenta se dio una feroz confrontación entre las potencias mundiales del momento –Estados Unidos y la Unión Soviética– para conquistar el espacio y cuál de ellos sería el primero en pisar la luna. El 20 de julio de 1969, la balanza se inclinó a favor de los estadounidenses cuando Neil Armstrong puso pie sobre el suelo lunar en la travesía de la misión Apolo 11.

Cuarenta y un años después, cuatro grandes potencias –Estados Unidos, Reino Unido, Rusia y China– realizan una carrera contra el reloj para descubrir la vacuna contra el Covid-19, un virus que logró encerrar en sus casas a la humanidad y que en seis meses ha dejado un reguero de víctimas que no lograron sobrevivir.

¿Cómo va la carrera para encontrar una vacuna contra el nuevo coronavirus? Las publicaciones científicas y la Organización Mundial de la Salud (OMS), señalan que hay seis proyectos de investigación que se encuentran muy avanzados, mientras que Rusia, en cabeza de Vladimir Putin, asegura que ya la ha desarrollado.

La semana pasada el Gobierno ruso anunció que se iniciaba pruebas clínicas en más de 40.000 personas para determinar la eficacia y seguridad de la vacuna Sputnik V. No obstante, la comunidad científica ha recibido con cierto escepticismo el reporte de Rusia porque poco o nada se conoce sobre las diferentes fases de la investigación.

Para Lina María Triana, presidenta de la Asociación Colombiana de Sociedades Científicas, se prevé que para otoño, los Estados Unidos y Reino Unido empiecen la producción masiva de la vacuna. “El mundo tiene una esperanza, pero la vacuna no significa que se acaba el Covid-19. Es un virus, como el de la influenza, que tiene su propia vacuna, que hay que aplicarla cada año, pero no significa que haya desaparecido”.
Uno de los grandes interrogantes que tienen los científicos es qué tan eficiente y segura va ser la vacuna contra el nuevo coronavirus, cuya investigación y desarrollo se ha hecho a marchas forzadas. “Hay muchas dudas que saltan en la comunidad científica porque todo el proceso se ha realizado a marchas forzadas. Cada fase se ha acelerado y no se ha determinado con exactitud si la inmunización va a ser la esperada”, puntualizó Triana.

La otra pregunta que flota en el ambiente es cuánto tiempo después de la aparición de la vacuna llegará a Colombia. Lina María Triana señala que la experiencia en esta pandemia ha permitido tener claro que los países ricos han sido y seguirán siendo los más beneficiados. Y señala como ejemplo, lo que ocurrió al comienzo de la cuarentena con las pruebas y los equipos de ventilación. “Había la plata, había el vendedor, pero siempre había más chequera de los gobiernos de los países ricos”.

En esta maratón para buscar la vacuna, los países poderosos han invertido cientos de millones de dólares en el trabajo desarrollado por los laboratorios y esperan que esa fuerte inversión dé los resultados esperados y sean sus ciudadanos los que estén en primera línea para recibir la dosis de la vacuna.

En la fase final

Pero a eso se suma otro ingrediente: el político. China, que se ha convertido en un gigante de gran preocupación para los Estados Unidos, ha anunciado que su vacuna está a punto de ver la luz del día. Rusia ya se adelantó, pero no ha tenido la recepción esperada. Por su parte en Estados Unidos, en donde están en plena campaña política, la vacuna ha sido señalada como el salvavidas de Donald Trump si quiere continuar en la Casa Blanca. Los ingleses, que están en proceso de separación de la Unión Europea, van por muy buen camino y su investigación es reconocida como muy seria a nivel mundial.

Falta por ver quien abrazará la luna y sacará al mundo de un confinamiento que hace estragos no solo en la economía sino en la sociedad que ahora enfrenta otra pandemia: la salud mental.

Hay muchas dudas que saltan en la comunidad científica porque todo el proceso se ha realizado a marchas forzadas. Cada fase se ha acelerado y no se ha determinado con exactitud si la inmunización va a ser la esperada.

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente