En entrevista con Alternativa, el primer mandatario destapó sus cartas frente a la reforma pensional, la hoja de ruta de la conversación nacional y el arribo de Cambio Radical al Gobierno

Alternativa: Hay una sensación en el país de carencia de gobernabilidad, de una gran demora por parte del Gobierno en las decisiones que se toman, de unos ministros que sueltan la lengua en temas sensibles como la reforma pensional. ¿Por qué cree usted que hay esa sensación?

Presidente Iván Duque: No soy intérprete de sensaciones. Soy es un validador de hechos. Entonces, hay que mirar los hechos. Algunos críticos míos empezaron a decir, “Duque no tiene gobernabilidad. Duque no va a ser capaz de sacar reformas del Congreso”. Han pasado 18 meses de Gobierno y hemos sacado más de 20 leyes. El promedio es casi una ley por mes. Entre ellas están el plan de desarrollo, la Ley de crecimiento económico, una reforma a las regalías, una reforma constitucional para que el secuestro y el narcotráfico no sean delitos conexos. Hemos sacado adelante muchas normas que estaban dentro de nuestro plan de Gobierno. Lo hemos hecho además cambiando muchas formas de hacer política, donde se logró acabar esa práctica malsana donde la contratación estaba presente como un mecanismo persuasivo del ejecutivo en el Congreso, y eso nos ha permitido tener una relación cada vez más transparente y más institucional que nos ayuda a fortalecer nuestra democracia.

 

Alternativa: Pero no se puede desconocer que el Gobierno se demora en tomar decisiones en un país que tiene tantos temas pendientes y urgentes.

P.I.D.: Este Gobierno no se demora en tomar decisiones, toma las decisiones convenientes y las toma con mucha reflexión. Muchas personas querían presionar la salida de los ministros simplemente por tratar de generar una tensión al Gobierno. No voy aceptar eso. Los ministros salen cuando el presidente lo determina. No cuando los que quieren presionar al presidente lo quieran. Hemos hecho cambios, buscando siempre las mejores personas y con interinidades mínimas. Recuerdo otros gobiernos que tuvieron ministerios con interinidades de siete meses y no recuerdo a nadie diciendo que se demoraron las decisiones. Recuerdo gobiernos que tuvieron por ejemplo en el Ministerio de Agricultura en periodos de ocho años, seis ministros y no vi a nadie cuestionando la inestabilidad en el ejercicio del cargo. Somos un Gobierno que busca tener la mayor estabilidad posible y ser muy asertivo en las normas.

 

Alternativa: Y esa modalidad de esperar, reflexionar y seleccionar, ¿qué resultados ha dado?

P.I.D.: Cuando llegamos al Gobierno el país estaba creciendo al 1,7 %. Este país muy seguramente va a crecer en el 2019 por encima del 3 %, casi duplicando el crecimiento. En 18 meses hemos llevado la inversión extranjera directa a crecer en un 20 %. Aumentamos el recaudo en 10 %, logramos la mayor reducción del déficit fiscal en siete años. Frente al ruido que muchos siempre quieren generar para tratar de llevar esta discusión al terreno de las tendencias en las redes sociales, les quiero decir que la realidad es mucho más elocuente. Es cierto que nos faltan muchas cosas, apenas llevamos 18 meses, pero todavía nos quedan dos años y medio de Gobierno. Las metas que nos hemos trazado las queremos cumplir.

 

Alternativa: Usted menciona unas cifras de crecimiento, un norte en su plan de Gobierno, entonces, ¿por qué cree que ha caído tanto en las encuestas?

P.I.D.: En realidad nunca me he preocupado por las encuestas. Si me preocupara por ellas no me hubiera atrevido a presentarme a la aspiración por la presidencia. Cuando empecé el camino hacia la presidencia me decían que eso era imposible, que no me conocían, que era muy joven, que el discurso de centro no pegaba, pero con perseverancia, con trabajo logramos no solamente la mayor votación en la historia de nuestro país, sino también uno de los mandatos populares más claros frente a un programa de Gobierno. Tomar decisiones, significa perder popularidad. Latinoamérica ha tenido gobernantes muy populares, pero destruyeron países completos como ocurrió con Chávez en Venezuela y así podemos mirar otros casos.

 

Alternativa: Es decir, ¿usted prefiere ser impopular?

P.I.D.: Yo prefiero hacer lo correcto que hacer lo popular, hacer lo que le sirva al país. Y muchas decisiones terminan hoy en día manejadas por las noticias falsas, por los que quieren sembrar odio, por los que quieren polarizar. Nunca he utilizado la presidencia como un púlpito polarizador, pero sí tengo claro seguir adelante con esa agenda de trabajo que tiene un mandato popular y que le sirva a Colombia. Este Gobierno no tiene la reelección en frente, entonces, no gobierna con propósitos electorales. Yo aspiro que en el 2022 tengamos a Colombia con la menor taza de homicidios en los últimos 40 años, una economía consolidada en crecimiento, que logremos reducir el desempleo y que tengamos 334.000 jóvenes estudiando gratuitamente en las universidades.

 

Alternativa: La llegada de nuevos actores políticos a la unidad de Gobierno le da un mayor aire de gobernabilidad, especialmente con el Congreso?

P.I.D.: Las decisiones nuestras no son buscando aire. Lo que queremos es ser coherentes y congruentes. Queremos un gabinete que tenga solvencia técnica y capacidad de gestión política, y desde el punto de vista netamente político, queremos es seguir sumando para que tengamos una orientación como nación en distintos temas. Que nos podamos poner de acuerdo con lo programático, pero eso sí, mantenernos firmes en nuestro talante, en nuestras condiciones y en nuestras aspiraciones como Gobierno.

 

Alternativa: Pero en carta blanca, ¿lo que se ve desde afuera es que con este ajuste ministerial llega un partido como Cambio Radical al Gobierno?

P.I.D.: Cambio Radical ha apoyado muchas cosas del Gobierno. Le ponemos más misterio a las cosas de lo que realmente tienen. Por ejemplo, en las elecciones de octubre, hubo departamentos donde se presentaron coaliciones entre el Centro Democrático y Cambio Radical. En el mismo Congreso, ellos han apoyado muchos temas de nuestra agenda. Por lo tanto el hecho que haya una persona de Cambio Radical en el gabinete, no me parece nada estrambótico. Al contrario, da un mensaje positivo y es el de seguir sumando en pro de agenda de país y además Cambio Radical ha venido haciendo un trabajo muy juicioso en muchísimos temas.

 

Alternativa: ¿En estos 18 meses de Gobierno se ha dado cuenta que es muy difícil gobernar sin mermelada?

P.I.D.: Pensaba que era el obstáculo más grande. Pero con el paso del tiempo nos hemos dado cuenta que hemos logrado gobernar con coherencia. Y lo digo porque lo puedo sustentar con resultados. Cuando uno ve lo que está pasando en la economía mundial y Colombia crece por encima del 3 % mientras América Latina 0,2 %, eso significa que vamos bien porque es una Colombia que crece con vigor. Cuando miramos lo que se ha hecho en materia social donde hemos destinado los mayores presupuestos históricos para la salud y la educación, y hoy están llegando 80.000 jóvenes de manera gratuita a las universidades, o que le hemos llevado luz eléctrica por primera vez a más de cien mil personas, nos damos cuenta que tenemos un Gobierno que tiene tracción, dinamismo, que va para adelante y lo hace dignificando la política, con acuerdos en función de ideas y programas y con la mayor transparencia posible en el manejo de los recursos públicos, quitando por completo la idea de la contratación como elemento disuasivo de las decisiones de Estado, que es lo que yo he denominado siempre la “mermelada”. Y por otro lado, teniendo claridad que en medio de las diferencias puede haber consensos. El país no puede quedarse en esta discusión de si se puede o no se puede.

 

Alternativa: Hay un tema muy sensible y álgido en la agenda nacional que es el pensional. Presidente, ¿este Gobierno va a presentar una propuesta de reforma al Congreso?

P.I.D.: Esta conversación no la podemos empezar sobre la base de creer que lo que tenemos hoy es lo maravilloso. Que es genial, que es estupendo y que está en riesgo. Miremos las cosas con mucha claridad, en Colombia hay aproximadamente cinco millones de personas mayores de 65 años y muy posiblemente en las próximas dos décadas vamos a llegar a 15 millones. Y hoy en Colombia solamente uno de cada cuatro mayores de 65 años tiene pensión. ¿Cómo vamos a dejar las cosas como están, para que en dos décadas nos encontremos con una pobreza en ola de vejez del 90 %?. Eso sería una afectación muy grande para una nación, esa es una de las primeras cosas que hay que corregir. Necesitamos cobertura. Los subsidios que Colombia se gasta en materia de pensión son casi 40 billones de pesos al año. De eso, el 20 % se va para la población de mayor ingreso. Entonces, me pregunto, ¿no será que podemos ser mucho más equitativos y en lugar de concentrar esos subsidios en las personas de más ingresos, lo podamos utilizar para proteger a los más vulnerables?. Esos son dos elementos centrales para hacer una reforma. Este debate hay que llevarlo a la mesa de concertación laboral con el fin de aproximarlo como país.

 

Alternativa: Hay un tema de primera línea en el país que es el de la conversación nacional. Cuatro meses han pasado de conversaciones con distintos sectores, usted puso como fecha mediados de marzo para avanzar en el tema. ¿Para dónde vamos?

P.I.D.: La conversación se ha dado a nivel nacional y a nivel regional y se ha centrado en seis grandes temas. Han llegado miles de propuestas y se han ido tomando decisiones a partir de esa conversación nacional y se han dado importantes pasos para concentrarnos en la propuesta y no en la protesta. Valoro mucho que distintos sectores de la población lleguen con propuestas y busquemos soluciones democráticas. Espero que para marzo salgamos de la conversación nacional con una agenda permanente, para que mis dos últimos años de mi administración estemos en modo de ejecución permanente.

 

Alternativa: Es decir, ¿lo que salga de aquí a mediados de marzo va a ser una hoja de ruta de trabajo?

P.I.D.: Va a contribuir al Plan de Desarrollo y al trabajo sectorial. Yo quiero que esa conversación se mantenga después de marzo, es un gran ejercicio, donde la ciudadanía llega con prospectiva, con visión de presente, de futuro y aporta. Nos tenemos que concentrar definitivamente en las propuestas para sacar adelante entre todos, los temas más importantes de país y valoro mucho el aporte que se ha hecho.


Alternativa: La Corte Suprema de Justicia le pidió al Gobierno Nacional tramitar la solicitud de extradición de la excongresista Aida Merlano. En esta oportunidad, ¿a quién se le va hacer la solicitud: a Guaidó que tiene el respaldo internacional o a Maduro que manda dentro de Venezuela?

P.I.D.: Separemos los temas porque ahí hay varias cosas y debemos empezar por Venezuela. Cuando llegué a la Presidencia de la República mi antecesor había desconocido los resultados de las elecciones con las que Nicolás Maduro pretendía seguir en el poder. Desde entonces Colombia había tomado una posición oficial. Y yo, he creído siempre que lo que hay en Venezuela es una dictadura, mantuve esa posición de Gobierno. Más de 50 países hemos reconocido a la Asamblea Nacional de Venezuela como el único órgano legítimo y democrático en ese país y adicionalmente hemos reconocido a Juan Guaidó como presidente interino de Venezuela. Bajo esa idea, hay una línea institucional que no se rompe porque no vamos a perder nunca ni la coherencia ni la congruencia.

 

Alternativa: La señora Merlano ha disparado a diestra y siniestra contra usted, la clase política, la fiscalía y hoy dice saber de lo divino y lo humano de lo que pasó en el país en temas de corrupción.

P.I.D.: Lo que hay es un sainete, una opereta. Y esto está muy bien coordinado. El trasfondo de la situación es que ella y sus cómplices siempre vieron a Venezuela como un refugio, por los niveles de corrupción que hay en ese país. Entonces, pregunto: si hay una circular roja de Interpol, lo primero que tiene que hacer Venezuela es cumplir con esa circular roja. Segundo, si se trata de una persona condenada por la justicia colombiana, no sindicada, estamos hablando de un prófugo de la justicia. En cuyo caso no existe razón alguna para dilatar la entrega de esa persona a las autoridades colombianas para que cumpla su pena. De otro lado, tenemos información que en el equipo de abogados de Merlano están buscando que ella reciba asilo político en Venezuela para eludir su responsabilidad con la justicia colombiana. Y han armado toda esta ópera que la quieren matar, raptar, desaparecer. Y sobre esa base están tratando de negociar por debajo de la mesa un asilo político de manera corrupta con las autoridades de la dictadura. Nosotros lo que reclamamos es que esa delincuente sea entregada a las autoridades colombianas.

 

Alternativa: Entonces, eso significa que ¿el Gobierno insistirá ante Guaidó en la extradición de la señora Merlano?

P.I.D.: Nosotros debemos hacer la solicitud. Y ¿a quién se la haremos? A las instituciones venezolanas debidamente reconocidas por el Gobierno Nacional.

Recibe nuestro newsletter

Regístrate, y recibe las últimas noticias.

Te has registrado correctamente