Por María Camila Díaz/ Periodista de la mesa W Radio @ma_camiladiaz

Más de tres décadas después del asesinato de sus padres, los hijos mayores de Luis Carlos Galán Sarmiento y Rodrigo Lara Bonilla han decidido poner a un lado sus diferencias, recuperar la personería del Nuevo Liberalismo y enfrentar en bloque a la izquierda y a la derecha. En entrevista con Alternativa, el senador Rodrigo Lara y el posible candidato a la presidencia, Juan Manuel Galán, destaparon sus cartas, confirmaron que están dispuestos a sentarse con César Gaviria, criticaron los extremos y aseguraron que Petro necesita a Uribe para ganar las elecciones de 2022. 

Alternativa: en los últimos años, cada uno de ustedes ha hecho fuertes afirmaciones sobre el otro. ¿Cómo superaron las diferencias? 

Rodrigo Lara: tampoco creo que hayan sido muchos años de distanciamiento ni que el tema fuera muy álgido ni profundo. Diferencias políticas que se presentan en el marco de carreras políticas, pero nada lo suficientemente grave como para no poder hablar. Creo que se han sobredimensionado esas diferencias. No sé usted qué opina, Juan Manuel. 

Juan Manuel Galán: es como cuando uno se sienta a pelear con un hermano. Uno sabe que un hermano es para siempre y que, de alguna manera, eso se va a tener que resolver, porque uno no puede separarse de la familia. La historia que nosotros tenemos en común es la que compartieron Rodrigo y mi papá y es muy bonita. Nosotros crecimos juntos entre campañas y tertulias y, por eso, lo que nos une es como una hermandad. 

Alternativa: muchos están apuntando hacia el centro. Está la llamada “Coalición de la esperanza” que, aunque incluye diversos miembros y vertientes ideológicas, aún no tiene una cabeza visible. ¿Qué opinan de esa alianza? 

JMG: no sabemos si la cancha va a quedar claramente definida entre derecha, centro e izquierda. Puede que, en la medida en que evolucione esta campaña, esa cancha se transforme. Yo espero que así sea. Lo importante es que logremos construir una propuesta lo suficientemente viable y creíble, que inspire confianza a los colombianos, con un liderazgo distinto y una manera no caudillista de ejercer ese liderazgo. No nos interesa presentarnos como lo hacen los extremos en contienda. No somos los iluminados ni los mesías que van a resolverles los problemas a los colombianos por arte de magia. El centro tiene que sintonizarse, en primera instancia, con un plan de choque a corto plazo, que le devuelva a la gente la esperanza y la autoestima que le quitó la pandemia, pero también está obligado a plantear una visión de país a mediano y a largo plazo. Queremos proponerle a Colombia algo realmente distinto, como lo hizo el Nuevo Liberalismo en sus inicios, una nueva manera de hacer política alejada del clientelismo y del intercambio de favores.

Alternativa: ¿y esas apuestas se consolidan en el Nuevo Liberalismo?

JMG: con la devolución de la personería al Nuevo Liberalismo, nosotros aspiramos a recuperar nuestra casa, porque hemos estado desplazados durante muchos años. Es ahí donde nacimos, donde crecimos en reflexión política y donde nuestros padres fueron asesinados por defender esas ideas.

Alternativa: ¿por qué es el Nuevo Liberalismo una alternativa para derrotar a Petro y a la derecha?

RL: los colombianos quieren reformas muy profundas. El mensaje que nosotros enviamos es que hay que hacerlas, pero en el marco de la democracia liberal, no con saltos hacia modelos socialistas, porque el socialismo, en su realización, siempre termina sacrificando los principios elementales de la Constitución. A la derecha populista no le interesa cambiar nada; todo lo contrario, no tiene problema con ahondar en las desigualdades para favorecer a unos pocos. Somos la única alternativa reformista y democrática que fija un propósito común de país para salir de esta crisis. No olvidemos que Petro y Uribe se alternan. Petro, el gran favorito, necesita a Uribe en segunda vuelta para ganar.

Alternativa: ¿cómo así que Petro necesita a Uribe para ganar?

RL: la derecha populista y la izquierda se alternan. La izquierda marxista propone reformas muy profundas, pero sacrificando siempre los principios de una democracia liberal, y la derecha populista usa el miedo para mantener el estado de las cosas o el statu quo, es decir, una sociedad profundamente desigual. Entre ellos se necesitan y ahora está ganando Petro.

Alternativa: ¿y ustedes a quién necesitan? ¿Contemplan, por ejemplo, una alianza con Germán Vargas Lleras?

RL: no lo sabemos; eso habría que preguntárselo a él. Yo considero que él es un político vigente. Indiscutiblemente debió haber sido presidente de la República en las pasadas elecciones, pero no voy a hablar por él.

Alternativa: a propósito de apoyos, ustedes dos han dicho públicamente que están dispuestos a sentarse con César Gaviria. ¿No salió usted, Juan Manuel, del Partido Liberal, justamente porque no estaba de acuerdo con la forma como Gaviria llevaba esta colectividad? 

JMG: yo creo que hay que conversar con muchos sectores. Si, como centro, pretendemos un proyecto que construya un sentido de nación en Colombia, tenemos que resolver nuestras diferencias políticas pacíficamente y con diálogo. Con César Gaviria yo no he tenido problemas personales; he tenido una discrepancia política muy profunda desde el momento en el que decidió apoyar al candidato que representaba al uribismo, porque nosotros veníamos de hacerle una oposición muy difícil.

Alternativa: pero si esa fue su razón para renunciar al Partido Liberal y para distanciarse, ¿para qué sentarse con él de nuevo? 

JMG: para conversar, nada más allá de eso. Si mi padre logró acordar su participación en una consulta con Alberto Santofimio, que fue la primera consulta popular que iba a realizar el Partido Liberal en marzo de 1990, creo que nosotros podemos conversar y dialogar. 

RL: yo creo que tiene que haber ideas y de esas ideas debe surgir un gran proyecto de país. Eso es lo que debe configurar las alianzas en la política, no las relaciones personales.

Alternativa: ¿qué piensan de la alianza Alex Char, Federico Gutiérrez, Enrique Peñalosa y otros exgobernadores? 

RL: no existe. Es un intento mediático del uribismo por crear realidades o circunstancias de una especie de coalición de centro que legitime el proyecto de la derecha populista. Están tratando de configurar cosas que aún están en el papel. Yo los veo haciendo un esfuerzo muy grande por tratar de copar un espacio de centro que obligaría a este Gobierno y a la coalición del continuismo, que están tratando de configurar, a sentarse a hacer política sobre el balance de este Gobierno. Ellos están tratando de evitar el surgimiento de un espectro real de esta naturaleza: liberal, no de izquierda. Lo hacen porque le temen y porque saben que sería una competencia frente a la cual perderían. Además, con el Centro Democrático no puede haber coalición, porque ya sabemos que el candidato va a ser Tomás Uribe, hijo del expresidente Uribe.

Alternativa: pero tanto Tomás Uribe como el expresidente Uribe han negado repetidamente esa candidatura.

RL: en octubre ya lo lanzarán. Usted ya sabe que ellos niegan para afirmar después. Y me parece muy respetable. Creo que Tomás es un hombre valioso y es importante que esté en la política. 

Alternativa: si les devuelven la personería jurídica, ¿quién será el candidato presidencial? 

JMG: lo primero es hacer una convocatoria nacional. En primera instancia, lo justo y lo correcto es apelar a los antiguos militantes del Nuevo Liberalismo, muchos de los cuales están vivos y vigentes. Después, yo creo que hay que hacer una gran convocatoria que, aspiramos, logre representar a la nación Colombia, sus afros, sus indígenas, sus líderes sociales, sus campesinos, sus múltiples sectores, las poblaciones LGBTI; en fin, una nación en la que todas las minorías puedan tener un espacio para militar por sus ideas y que de ahí surjan las decisiones que el Partido tome sobre la manera como va a participar en el proceso presidencial que se avecina.

Alternativa: y si les devuelven la personería jurídica, ¿qué papel desempeñaría Carlos Fernando Galán? 

JMG: mi hermano es fundamental. Acaba de hacer una campaña extraordinaria para la Alcaldía de Bogotá. Sin estructura y sin recursos logró una votación abrumadora. Solamente tres personas han pasado el millón de votos en Bogotá: Samuel Moreno, Claudia López y mi hermano. 

RL: Carlos Fernando tendrá la primera opción de ser alcalde. Va a enfrentar al candidato del Verde y al del Centro Democrático.