Tras conseguir por segunda vez la candidatura presidencial del Centro Democrático, el exministro caldense está dispuesto a participar en una consulta interpartidista para escoger el candidato único de una coalición amplia, que pueda atajar al populismo de izquierda.

Zuluaga estuvo lejos de la política durante siete años, y, sin embargo, ganó la candidatura uribista.

Por JUAN CARLOS BERMÚDEZ

Editor general de Revista Alternativa

Óscar Iván Zuluaga venció los rumores y los debates en las redes sociales, y se impuso en las encuestas que el Centro Democrático adelantó para escoger a su candidato presidencial.

Apenas recibió, por segunda vez, el encargo de representar al partido en una contienda presidencial comprometió a sus rivales con la campaña que viene y que empezará, según dijo, recorriendo a Colombia para hacer una “coalición con la ciudadanía”. 

Sin embargo, lo que el país se pregunta hoy es si Zuluaga va a entrar –y cuándo lo haría– a la coalición de centro derecha que armaron Enrique Peñalosa, Juan Carlos Echeverry, Álex Char, Federico Gutiérrez, David Barguil y Dilian Francisca Toro. ¿Qué dice él?

Alternativa: ¿Qué es la coalición con la ciudadanía que está planteada después de ganar la candidatura del uribismo?

Óscar Iván Zuluaga: Yo dije que soy “todo oídos”. Vamos a salir a la calle, a recorrer Colombia y a estar en contacto con los colombianos en las regiones; con los sindicatos, los estudiantes, los empresarios, los trabajadores, las organizaciones comunitarias, y vamos a empezar a escuchar para hacer una gran alianza, una gran coalición que nos permita defender los principios fundamentales: la democracia, la libertad, la familia, el emprendimiento, la empresa privada. Ahí es donde nos la tenemos que jugar, y ese proceso tendrá que terminar en la definición de un solo candidato a la Presidencia para enfrentar con fortaleza la primera vuelta en mayo próximo.

¿Cómo ve usted el acercamiento al Equipo por Colombia, que parece la coalición natural en la que usted podría estar? ¿En qué momento hay que hacer esa unión?

Desde su creación, el Centro Democrático ha sido un partido abierto a las alianzas y coaliciones. Es nuestra naturaleza. En el Centro Democrático confluyen todos los espectros ideológicos y sectores sociales y comunitarios. Ese espíritu demostrado durante tantos años sigue vigente. Hay que empezar a construir. Obviamente, hay que enmarcarla dentro de unos plazos que establecen las normas electorales, pero es un proceso que tendrá que fluir. Una coalición se hace como producto de convicciones y de un encuentro sobre la forma de ver el país y unas propuestas para la situación que viven los colombianos hoy. 

El propósito parece claro: parar a la izquierda radical. ¿Eso facilitaría las cosas para armar la coalición? 

Claro, eso va estableciendo unos puntos de encuentro. A lo largo de toda mi vida, lo que he hecho es construir consensos en medio de las diferencias, pero jamás aceptando desigualdades. Debemos pensar mucho en la conveniencia del país. Necesitamos darle a Colombia la tranquilidad de que podemos conformar una coalición amplia con otros sectores para derrotar a cualquier otra opción política en la primera vuelta presidencial.

¿Usted aspira a concretar esa coalición antes de las elecciones de Congreso?

Hay que avanzar con ese horizonte porque lo conveniente es tener una consulta interpartidista con las elecciones legislativas de marzo. Ese es el escenario lógico y el mecanismo democrático para definir quién debería ser el candidato de una coalición armada sobre la defensa de unos principios y una visión de país compartidos.

¿En ningún caso se trataría de hacer una encuesta después de marzo para definir quién es el candidato entre usted y el que Equipo por Colombia escoja?

El camino más democrático es la consulta interpartidista.

¿Usted ya ha tenido contactos con los aspirantes de Equipo por Colombia?

Con varios de ellos he hablado muchas veces. Conozco a la mayoría desde hace muchos años, son amigos. Estamos en un proceso donde lo primero es hacer esta coalición con la ciudadanía y saber qué propuestas pueden despertar el ánimo de los colombianos.

Sus rivales en la escogencia de candidato por encuesta le ofrecieron todo su respaldo.

¿Le gustaría ver ahí al Partido Liberal, que aparentemente se quedó sin candidato?

En los meses anteriores he hablado con varios sectores liberales. Siempre estamos abiertos. He hablado con sindicatos, juntas de acción comunal,  organizaciones de mujeres, reservistas militares, profesores y universitarios, en fin. Es un diálogo amplio que tenemos que construir entre todos, para unirnos con una propuesta que interprete los problemas de los colombianos en materia de seguridad, de lucha contra la corrupción, de empleo, de educación, salud, defensa de la primera infancia, en fin. Tenemos que avanzar para construir oportunidades para todos en los municipios de Colombia, tener éxito en la lucha contra la pobreza y acabar con la pobreza extrema que es un lastre para la sociedad colombiana. 

Alguien que quiera ser presidente necesita una bancada firme en el Congreso. ¿Usted cómo ve las elecciones legislativas para el Centro Democrático ahora sin el expresidente Álvaro Uribe en la lista para el Senado?

Es un reto grande por lo que representa Uribe. Ahí se demostrará la fuerza del partido. El Centro Democrático estimula nuevos liderazgos, que tienen legado en los ocho años del gobierno del presidente Uribe. Hay cosas muy positivas del actual gobierno del presidente Iván Duque que debemos capitalizar. Imagínese lo que significa para el país ya transitar por la nueva vía del Túnel de la Línea. Algo esperado por más de 50 años que ya se hizo realidad por un gobierno que representa al Centro Democrático.

“Lo que tenemos que derrotar es el fantasma de la izquierda; el populismo que debilitaría nuestra democracia”.

¿El extraordinario rebote de la economía, tras la caída de 2020, le da tranquilidad a usted en ese campo?

Sin duda, porque es el resultado del éxito del manejo de la pandemia y de la vacunación por parte del Gobierno. Vamos a crecer quizá el 10 %, lo cual supera a cualquier otro país en América Latina y es uno de los más importantes en el mundo. Y ese es un éxito del Gobierno, de su manejo de la pandemia, de la vacunación, de la política económica. Hoy vemos un país que crece porque hay inversión, consumo de los hogares y confianza, y lo más importante, se está generando empleo. En los últimos cuatro meses hemos visto un descenso de la tasa de desempleo y esa es la mejor noticia, porque si hay empleo hay ingresos y las familias están tranquilas. Sobre todo en esta época de Navidad, después de la que se vivió hace un año por cuenta de la pandemia. Hay una gran ilusión por tener unas fiestas en familia con un horizonte más despejado. 

Usted es el candidato del Centro Democrático, pero dicen que no es la única carta del uribismo ni del Gobierno, que hay otros en el Equipo por Colombia. ¿Usted qué contesta a eso?

El uribismo es el Centro Democrático hoy. El presidente Uribe ha estado muy satisfecho con este proceso que hemos hecho y en el Gobierno está un presidente que es militante del Centro Democrático. Nosotros somos un partido organizado. Le hemos dado ejemplo al país de tener un proceso democrático con cinco precandidatos y nueve foros. Yo espero que, día a día, vayamos fortaleciendo esa unidad del partido para invitar a todos estos otros sectores a que armemos esa coalición. Ahí, obviamente, lo que hay que entender es que, cuando uno hace una coalición, ya no es un gobierno de un partido en particular; es un gobierno de coalición y les pertenece a muchos sectores. 

Dicen que dentro del Equipo por Colombia hay gente que no quiere recibirlo a usted todavía porque sería como el ‘abrazo de oso’, por ser usted el candidato del partido de gobierno ¿Qué responde a eso?

Que debemos mirar hacia adelante. Nadie puede obligar a nadie a estar en un determinado grupo. Debemos construir alrededor de los problemas del país. Una coalición no se trata de imponer el criterio de uno u otro partido, sino de cómo construimos un consenso, en medio de las diferencias, que interprete mejor los problemas de los colombianos. Hay que hacer la política con grandeza, uniéndonos. Ese es el único camino que le da la tranquilidad y la seguridad al ciudadano de que se resolverán sus problemas de fondo, como el empleo, las oportunidades y la educación.

Óscar Iván dice que primero hará una coalición con la ciudadanía.

¿Qué va a hacer María Fernanda Cabal en su campaña, doctor Zuluaga?

Ella tiene que enfrentar una campaña al Senado. A ella y a todos los precandidatos los voy a tener muy presentes, no solo para incluir sus propuestas programáticas, sino también para que nos ayuden a movilizar a nuestros líderes. Con la inteligencia y la preparación de ellos podemos tener el mejor programa y tomar las mejores decisiones. 

¿Los tenis rojos que está usando son un mensaje para que el Centro Democrático se acerque más a los jóvenes?

Ese es un aporte de mi hija Juliana, más conocida como “la hija del man”, para mostrar mucha más informalidad. Además, es más cómodo recorrer las calles con los tenis; eso también indica que nos estamos poniendo los tenis para impulsar con firmeza la propuesta de la política de seguridad democrática 2.0. Ese es un símbolo que indudablemente da un aspecto juvenil y por eso mi hija me insistió tanto.

“No nos podemos equivocar. Este es un momento para actuar de manera unida. Por eso el camino es conformar una coalición y construir una opción para Colombia”.

¿Pero le hace falta al Centro Democrático incorporar más al votante joven? 

Estamos dedicados a eso. Usted vio los dos últimos eventos con la presencia del presidente Uribe: Convención de Jóvenes en Medellín, mil personas de todo el país. Universidad de la Sabana, mil jóvenes. Hay poder de convocatoria y cariño por el Centro Democrático y el presidente Uribe. Eso ha demostrado que el partido está vivo, vigente y es el único que está haciendo un proceso democrático organizado. Ningún otro partido tiene la dinámica del Centro Democrático.

Los tenis rojos fueron protagonistas de la campaña de Zuluaga en los foros del Centro Democrático.

¿Pero eso, en ningún caso,  sería posible que el Centro Democrático enfrente solo las elecciones?

Es especial el momento que vive Colombia. Como nunca antes está en juego la democracia, muy amenazada por la izquierda populista. No nos podemos equivocar. Este es un momento para actuar de manera unida con mucha más fuerza, con mucha más claridad. Por eso el camino es conformar una coalición y construir una opción para Colombia. No hay que pensar en individualismos. Lo que está en juego es Colombia y su democracia. Ahora tenemos que ser más grandes para tomar decisiones. 

No le va a dejar usted el país a Gustavo Petro… 

Eso es lo que tenemos que derrotar: el fantasma de la izquierda; el populismo que debilitaría nuestra democracia, que sería una amenaza para un régimen de libertades, para la empresa privada y el emprendimiento. Ya escuchamos lo que dice: parar la exploración petrolera. Un tema muy grave para la economía del país. Eso nos llevaría a unos procesos de inflación, de falta de divisas para poder comprar lo que el país no produce y necesita importar. Tendría unos efectos de devaluación devastadores. Esa propuesta que nos hace es la fotografía de Argentina. Ya la recorrió Venezuela y es un país quebrado. Yo siempre he dicho, si Petro dice tener la solución a todos los problemas de Colombia, ¿por qué no le da esa fórmula mágica a su amigo Nicolás Maduro para que arregle a Venezuela? Ese no es el camino definitivamente.

Compartir

Relacionados

Alvaro Rodriguez ALa coalición necesaria
¿Es Petro un tipo confiable para manejar la salud del país?