Con la construcción de mega obras como la primera línea del metro de Bogotá y el desarrollo de los proyectos del Gobierno colombiano tras la Conversación Nacional, el país tendrá una reactivación económica sólida durante los próximos dos años.

Por Catalina Matiz / Periodista

En entrevista con Revista Alternativa, Diego Molano, director del Departamento Administrativo de la Presidencia nos habla sobre el balance de la Gran Conversación Nacional convocada por el Gobierno, los desafíos y proyectos que desde Presidencia se están liderando para la recuperación económica del país de cara a los próximos dos años.

Revista Alternativa: ¿Cuál es el balance de la Conversación Nacional convocada por el Gobierno y a partir de qué fecha regirán los acuerdos? 

Diego Molano: Después del 21 de noviembre del año pasado, el Gobierno convocó a los colombianos que marcharon y los que no lo hicieron para generar un espacio donde consiguiéramos escuchar las preocupaciones que tenía la sociedad colombiana, de modo que en esa conversación llegáramos a solucionar y acelerar programas que ya venían adelantándose en el Gobierno, crear nuevos espacios donde tuviéramos realmente cercanía con la sociedad. 

Esta conversación la desarrollamos inicialmente sobre medio ambiente, crecimiento de empleos con equidad, educación, paz con legalidad, transparencia y lucha contra la corrupción. Se dieron más de 36 conversaciones, tuvimos incluso un encuentro virtual donde recibimos más de 13 mil propuestas. La conversación terminó el 15 de marzo, sin embargo, muchos compromisos por Colombia los seguimos trabajando. 

Entre los resultados encontramos la creación de oportunidades laborales para los jóvenes, en la Ley de Crecimiento Económico que se aprobó en diciembre, se incluyó un artículo que da descuento del 120 % de los costos laborales a las empresas que creen empleos para los jóvenes, eso proyecta generar 60 mil empleos. El presidente de la República emitió un decreto para vincular los jóvenes al Estado colombiano como parte de la planta o como contratistas sin necesidad de experiencia laboral, hoy hay 17 mil jóvenes vinculados.

El Gobierno escuchó a los estudiantes que manifestaron preocupaciones entorno a los créditos del Icetex, sacó un par de alivios del cual 120 mil estudiantes han sido beneficiarios con alivios especiales y ahora se presentará al Congreso una ley de alivios y apoyos especiales a estudiantes que tengan créditos con el Icetex, modificando algunos de los procesos de esta entidad. 

Creamos la comisión de transformación energética a raíz de la solicitud de los ambientalistas, hablamos y concretamos la creación de vías terciarias, también conversamos con emprendedores y logramos adelantar la ley de emprendimiento que se radicó como parte de la reactivación, que incluye a estas empresas en las compras desde el sector público. Esta iniciativa apoyará 560 mil empresas pequeñas.

¿Qué pasó con los pliegos del comité del paro? El comité del paro no quiso entrar en la Conversación Nacional, razón por la cual el Gobierno creó mesas alternas donde pudimos revisar las 135 peticiones que venían en el pliego, fuimos muy juiciosos en revisar cada una con los ministros. Nuestro análisis nos mostró que el 19 % de las peticiones no eran viables fiscal y jurídicamente y el 62 % ya las estábamos implementando.

Este año el comité hizo un pliego de emergencia con siete peticiones que incluye, renta básica para los colombianos que ganan un salario mínimo. Revisamos y casi el 70 % del presupuesto de un año del Gobierno se iría en esa renta básica a casi 30 millones de colombianos, por lo que lo consideramos inviable económicamente, sin embargo, estamos trabajando de varias formas: devolución del IVA, ingreso solidario, matrícula cero, apoyo al empleo formal, 50 % de la prima de fin de año, que son muchos de los temas que ellos tenían en el nuevo pliego.

Según lo que nos cuenta, el Gobierno ha estado muy presto a conversar con la comunidad, sin embargo hace unos días estuvo la minga indígena en Bogotá, pero no tuvieron oportunidad de reunirse con el presidente, ¿por qué? La conversación con los pueblos indígenas siempre la ha mantenido este Gobierno, lo hizo el presidente Iván Duque cuando estuvo en campaña y fue a escucharlos al Cauca y por su parte ellos han estado presentes también en la Conversación Nacional, entonces el diálogo ha sido continuo. 

Lo que pasó cuando estuvieron en Bogotá es que no buscaron un diálogo social, hablaron de juzgamiento político al presidente y esto es muy difícil para establecer una mesa de conversación, había intereses políticos y propuestas desmedidas.

¿Qué pasó con los pliegos del comité del paro? El comité del paro no quiso entrar en la Conversación Nacional, razón por la cual el Gobierno creó mesas alternas donde pudimos revisar las 135 peticiones que venían en el pliego, fuimos muy juiciosos en revisar cada una con los ministros. Nuestro análisis nos mostró que el 19 % de las peticiones no eran viables fiscal y jurídicamente y el 62 % ya las estábamos implementando.

Este año el comité hizo un pliego de emergencia con siete peticiones que incluye, renta básica para los colombianos que ganan un salario mínimo. Revisamos y casi el 70 % del presupuesto de un año del Gobierno se iría en esa renta básica a casi 30 millones de colombianos, por lo que lo consideramos inviable económicamente, sin embargo, estamos trabajando de varias formas: devolución del IVA, ingreso solidario, matrícula cero, apoyo al empleo formal, 50 % de la prima de fin de año, que son muchos de los temas que ellos tenían en el nuevo pliego.

Según lo que nos cuenta, el Gobierno ha estado muy presto a conversar con la comunidad, sin embargo hace unos días estuvo la minga indígena en Bogotá, pero no tuvieron oportunidad de reunirse con el presidente, ¿por qué? La conversación con los pueblos indígenas siempre la ha mantenido este Gobierno, lo hizo el presidente Iván Duque cuando estuvo en campaña y fue a escucharlos al Cauca y por su parte ellos han estado presentes también en la Conversación Nacional, entonces el diálogo ha sido continuo. 

Lo que pasó cuando estuvieron en Bogotá es que no buscaron un diálogo social, hablaron de juzgamiento político al presidente y esto es muy difícil para establecer una mesa de conversación, había intereses políticos y propuestas desmedidas.

¿Qué garantías ha dado el Gobierno para frenar asesinatos a líderes indígenas? Lo primero que debe tener en cuenta es que el principal enemigo de los pueblos indígenas es el narcotráfico, estos grupos al margen de la ley buscan escenarios para sembrar cocaína, comúnmente en esos corredores viven los pueblos indígenas o comunidades afro. 

El Gobierno lo que está haciendo es fortalecer la presencia de la fuerza pública para brindar seguridad y adelantar erradicación manual. 

Tenemos también el Programa de Atención Oportuna, una estrategia para la protección de líderes sociales. Hoy más de 3.200 líderes sociales están siendo protegidos por este programa, 880 de ellos son indígenas que están bajo cuidado. El presupuesto de la unidad de protección creció, este año se están invirtiendo 300 mil millones de pesos en mecanismos de protección para líderes sociales, por supuesto hace falta más y continuamos trabajando, pero aquí lo que debe tener claro la sociedad es que todo esto lo están causando los grupos al margen de la ley, son ellos los verdaderos enemigos de las comunidades indígenas.

En los últimos meses hemos notado una falta de entendimiento con la Alcaldía de Bogotá, ¿a qué se debe ese contrapunteo? El presidente ha dado la instrucción de trabajar de la mano con los alcaldes y gobernadores de todo el territorio nacional, a lo largo de esta pandemia hemos tenido algunos desacuerdos con la Alcaldía Mayor de Bogotá por diferentes temas y la instrucción del presidente siempre ha sido que el coronavirus no tiene distingo político, no tiene color y aquí lo que tenemos que hacer es trabajar todos para preservar la salud, para garantizar el apoyo a los más vulnerables y para proteger y apoyar el empleo.

Sin embargo, pareciera que la alcaldesa muchas veces quiere desconocer el trabajo y las realidades de lo que ha hecho el Gobierno, y de las coordinaciones que tiene que hacer con el Gobierno, en este caso en particular, por ejemplo, en alguna época manifestó que el Gobierno no le había entregado los ventiladores, cuando el Gobierno le entregó 880 ventiladores a tiempo como correspondía, gracias a ese apoyo la ciudad hoy tiene más de mil ventiladores que le permitieron superar la etapa del pico. En otra oportunidad la alcaldesa dijo que no había apoyo social, aquí ha habido apoyo social por eso creamos ingreso solidario, 300 mil familias están en ingreso solidario en Bogotá y con base a esas familias ella está entregando su renta básica complementaria a lo que el Gobierno entrega y sin embargo ella afirma que no hay apoyo social suficiente.

El Gobierno hoy está, en el caso de Bogotá, llegando a 900 mil trabajadores con el programa del apoyo al empleo formal y ella aseveraba que el Gobierno se había desentendido de esa realidad, tal es nuestro compromiso que la semana pasada el metro inició su construcción y ese ha sido un compromiso del Gobierno como la principal obra de reactivación del país, 9 billones de pesos pone el Gobierno, 3 billones el Distrito. Esta es una de las obras más importantes para la reactivación porque va a generar empleo y va a permitir mejor movilidad.

Ahora que habla del metro de Bogotá, lo hemos escuchado mencionar este proyecto como uno de los más importantes para la reactivación del país, ¿qué otros proyectos para la recuperación económica tiene planteados el Gobierno? El presidente Duque lanzó el 20 de julio el compromiso por Colombia es el plan Duque para la reactivación económica, tiene como objetivo, invertir más de 150 billones de pesos para generar casi 2 millones de empleos en los próximos dos años, cuenta con 3 fases muy importantes: 

La primera es el compromiso con el empleo, ese se da con obras públicas por ejemplo el metro de Bogotá, solo esa obra generará más de 3 mil empleos durante los próximos dos años. Más de 22 proyectos de corredores viales que venían acelerándose y proyectos relacionados con la activación de la ley de empleo a través de la micro y mediana empresa, habrá una convocatoria de 2 billones de pesos para los proyectos y emprendimientos relacionados con la economía naranja. 

La segunda es el crecimiento limpio, después del Covid-19, queremos lograr una economía mucho más sostenible con energías limpias, hay más de 22 proyectos de energías eólicas y solares, que servirán para hacer una transición energética, allí está incluido el Canal del Dique que es una gran obra de mitigación del cambio climático; sembraremos 180 millones de árboles como ayuda para la recuperación ambiental y todo esto generará más ocupación laboral para los colombianos.

El tercer compromiso es con los más vulnerables, mantendremos ingreso solidario para más de 3 mil familias en Colombia, 200 mil subsidios de vivienda, 100 mil para los más vulnerables y 100 mil para la clase media. Esto no solo permite entregar viviendas, también nos ayuda a reactivar el empleo y la vivienda, que es la que más encadenamientos productivos tiene. 

Tenemos compromiso con el campo y la paz con legalidad, en donde buscamos generar empleo en los municipios más afectados por la violencia, con obras que permitirán la activación de cultivos legales en estas zonas. Agricultura por contrato, el campo a un click y proyecto de alivio con créditos para los campesinos. Es un plan muy completo que tiene un capítulo especial por cada departamento, con el que tenemos la confianza de reactivar el país y fortalecer más su economía.

“Lo que pasó cuando estuvieron en Bogotá es que no buscaron un diálogo social, hablaron de juzgamiento político al presidente y esto es muy difícil para establecer una mesa de conversación, había intereses políticos y propuestas desmedidas”.