El helicóptero presidencial 0007 de la FAC que recibió el ataque.

Las primeras investigaciones sobre el ataque con proyectiles contra el helicóptero en el que llegaba a Cúcuta el pasado viernes el presidente Iván Duque, con otros altos funcionarios, señalan como presunta participante en los hechos a una alianza entre las disidencias de las FARC y la guerrilla del ELN. 

 “Se ha recibido información de una posible alianza criminal narcotraficante entre el frente urbano del ELN y las disidencias de las FARC con organizaciones narcotraficantes y criminales que delinquen en el Norte de Santander”, manifestó el ministro de Defensa, Diego Molano, en rueda de prensa. 

Las investigaciones realizadas hasta el momento, según la Policía, revelan que «hay coincidencia balística» entre las vainillas encontradas y el fusil FAL de fabricación belga y ensamblado en Venezuela, y el fusil AK-47 incautados este sábado en el barrio La Conquista, a 1,2 kilómetros del aeropuerto de Cúcuta y desde donde supuestamente se hicieron los disparos. 

La Fiscalía priorizó el caso, asignando un equipo especial de investigación. También hacen presencia en Cúcuta varios cuerpos de inteligencia, que recolectan evidencias y hablan con testigos.

Las autoridades ya publicaron bocetos de las caras de los presuntos responsables del ataque.