Con 23 años y una fulgurante carrera en la prueba de los 400 metros planos, se convirtió en el primer hombre colombiano en subirse a un podio del atletismo en una olimpiada.

Zambrano celebró con la bandera colombiana en la pista japonesa. Foto: Óscar Muñoz-Comité Olímpico Colombiano

Con un tiempo de 44.08 segundos, Anthony José Zambrano conquistó una medalla de plata que vale oro en la final de los 400 metros planos del atletismo en los Juegos Olímpicos Tokio 2020.

El atleta nacido en Maicao se ubicó por detrás del bahameño Steven Gardiner, quien se impuso en la carrera con 43.85 segundos.

Zambrano arrancó en el carril quinto con gran velocidad pero relativamente rezagado. Sin embargo, en el último codo y la recta final sacó a relucir su gran fortaleza, su excelente remate, para sostenerle el paso a Gardiner y, con el cuerpo, evitar en la raya que el granadino Kirani James, tercero en la competencia, le arrebatara la medalla plateada.

Con 23 años de edad, Zambrano es el primer deportista masculino del país en acceder a una final de atletismo olímpico y subirse al podio. La antioqueña Ximena Restrepo consiguió bronce en Barcelona 1992 y Catherine Ibargüen logró oro en Río 2016 y plata en Londres 2012.

Zambrano llegó a Tokio como una de las grandes apuestas colombianas para medalla en las justas tokiotas. Primero porque en su palmarés ya contaba con un oro en los Juegos Panamericanos de 2019, disputados en Lima, y una plata en el Campeonato Mundial de Atletismo, que tuvo lugar en Doha (Catar) el mismo año. Además, era su segunda experiencia en juegos olímpicos, luego de haber disputado los de Río 2016.

El guajiro, en declaraciones posteriores a la carrera, recordó que estuvo a punto de no participar en Tokio debido a varias lesiones, principalmente en sus cuádriceps. Sin embargo, pudo más su deseo de llegar a lo más alto. La disciplina, la dedicación, el esfuerzo y la fe -dijo- fueron las principales claves para salir adelante.

Desde muy joven, el deportista guajiro tuvo que ganarse la vida como todero, lo cual le dio una madurez personal prematura. Su madre Miladis es el principal motor para lograr los objetivos. Este jueves le dio la medalla que le había prometido de cumpleaños. En su pecho, junto a su identificación, Zambrano puso un mensaje: “Para la mujer de mi vida: Te amo, madre #12 [por el día de su cumpleaños]. Te lo regalo por tu cumpleaños. Gracias dios todopoderoso».

La medalla de Zambrano es la número 32 para Colombia la historia de los Juegos Olímpicos y la cuarta en esta segunda olimpiada japonesa. Con su presea plateada, Colombia se ubica en la posición 64 del medallero olímpico, con un saldo de tres de plata y una de bronce.

Si algo más pude dimensionar su logro, habría que decir que es el primer hombre suramericano en ganar una medalla en la competición atlética de los 400 metros planos en una olimpiada.