El expresidente estadounidense, de 75 años, está en tratamiento intensivo con antibióticos en el Centro Médico de la Universidad de California Irvine.

Foto: EFE

Clinton, quien fue el presidente número 42 de Estados Unidos entre 1993 y 2001, fue ingresado a una unidad de cuidados intensivos no por su estado de gravedad sino por seguridad y privacidad.

Clinton fue llevado al hospital californiano luego de que se aquejara de una fatiga en un evento. Allí le diagnosticaron la infección urinaria, que pasó a su sistema sanguíneo. 

El expresidente demócrata ha tenido algunos problemas de salud después de salir de la Casa Blanca. El más importante implicó una cirugía cardíaca de bypass cuádruple y dos stents para abrir una arteria. 

El tratamiento que recibe, según informaron sus doctores, Alpesh Amin y Lisa Bardack, consiste más que todo en antibióticos y líquidos por vía intravenosa. Su funciones cerebrales son normales y no tiene problemas para levantarse y caminar.

“Después de dos días de tratamiento, su recuento de glóbulos blancos está disminuyendo y está respondiendo bien a los antibióticos. Esperamos que se vaya a casa pronto”, declararon Amin y Bardack a CNN.