La avenida, según la mandataria, no fue incluida en el Plan de Ordenamiento Territorial (POT) por el fuerte impacto ambiental que tendría sobre varios humedales.

Así quedaría la Avenida ALO Norte. Imagen: Alcaldía de Bogotá.

Con esta avenida -proyectada para comunicar las localidades de Fontibón, Engativá y Suba- se buscaba que se pudiera recorrer Bogotá de norte a sur por la zona occidental de la ciudad.

Juan Martín Caicedo Ferrer, presidente de la Cámara Colombiana de Infraestructura (CCI) calificó la decisión de la alcaldesa como “un error histórico, tan colosal como de visión cortoplacista”.

Según Caicedo, aunque el proyecto pasaría por los humedales Tibabuyes y Conejera, el Bosque Las Mercedes, la reserva Van der Hammen y la zona rural de Suba, no implicaba daños a la naturaleza.

“Por ejemplo, en Nueva York, todos los aeropuertos están encima de humedales. Pero para no ir tan lejos, en Bogotá, en proyectos ya estructurados y en proceso de contratación, como la Autopista Norte y la Carrera 7ª, los diseños prevén la construcción de viaductos, justamente, para no afectar los humedales de Torca y Guaymaral”, argumentó Caicedo para desvirtuar las razones de la alcaldesa.

Desde la CCI, expresaron que otro argumento para hacer ALO Norte es que la ciudad inevitablemente se va a duplicar en tamaño en las próximas cinco décadas, por lo cual es indispensable desde ya tener en cuenta el factor de movilidad que tanto aqueja a los bogotanos.

El proyecto ya cuenta con diseños de detalle (Fase III de construcción) contratados y terminados por el Instituto de Desarrollo Urbano (IDU) hasta la 153, que ya hace parte de ALO Norte. También cuenta con diseños en etapa de factibilidad hacia el Norte.

Para finalizar, Caicedo dijo: “Bogotá va a llegar a 11 millones de habitantes en el mediano plazo, lo cual derivará en mayores viajes en vehículos particulares y públicos dentro de la ciudad y, por razones obvias, sin una vía neurálgica como la ALO Norte, el resultado será una movilidad caótica en esa zona tan importante para la productividad de la capital”.