Dicen que la carta que presentó el expresidente Andrés Pastrana ante la Comisión de la Verdad, en la cual ellos admiten haber financiado la campaña del expresidente Samper en 1994, fue producto de presiones para no ser extraditados.

Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela.

El 31 de agosto pasado, en una comparecencia ante la Comisión de la Verdad, el expresidente Andrés Pastrana entregó al padre Feliz de Roux una carta en la que los hermanos Gilberto y Miguel Rodríguez Orejuela, jefes del llamado Cartel de Cali, afirman que en la campaña de Ernesto Samper de 1994, cuando ganó la Presidencia derrotando a Pastrana, sí entraron dineros del narcotráfico.

La carta la recibió Pastrana a través del médico Santiago Rojas, quien en prisión atendió a los hermanos Rodriguez. El texto tiene fecha del 12 de junio del año 2000.

Este martes, los Rodriguez reaccionaron a lo presentado por Pastrana con otra carta, en la cual los antiguos jefes del narcotráfico revelan que, a través del médico Rojas, recibieron presiones para que desde la cárcel Picota de Bogotá firmaran la carta incriminatoria contra Ernesto Samper y el ministro del Interior de entonces, Horacio Serpa, a cambio de no ser extraditados hacia Estados Unidos.

Según los antiguos capos mafiosos, Rojas les dijo que la única solución para que no fueran enviados a Estados Unidos era que ellos escribieran la carta contra Samper y Serpa, que no saldría a la luz pública, pero que se les mostraría a ellos para que desistieran de hacer declaraciones públicas sobre los escándalos de Dragacol y Chambacú, que involucraban a personas cercanas a Pastrana.

Los exjefes del cartel del narcotráfico afirman también en la carta que financiaron la campaña conservadora de Pastrana, así como lo hicieron con la campaña liberal de Samper.

“Como usted y las personas que nos conocen saben, somos liberales de hueso colorado, pero antes que todo somos demócratas. Por esta última razón ayudamos en los últimos 50 años del siglo pasado tanto a Liberales como a Conservadores. Su campaña no podría ser una excepción y de eso un testigo de excepción podría ser el doctor Álvaro Pava hijo», dice la carta. Álvaro Pava es un dirigente conservador que en la actualidad se desempeña como embajador en Argentina y que fue miembro de la campaña de Pastrana en 1994.

Pava reaccionó diciendo que él es testigo pero de todo lo contrario: de que la campaña de Pastrana rechazó los dineros del cartel. Y recordó que en un libro Alberto Giraldo, el relacionista del cartel, ya fallecido, dijo que Pastrana nunca recibió dinero de la mafia caleña.

«La única manera en que usted podría decir que no lo sabe es que también haya sido a sus espaldas como en el caso hipotético del doctor Ernesto Samper. Doctor Pastrana, si usted cree que esto último es falso, y se siente agredido lo invitamos a que nos denuncie ante la autoridad que usted, en su conocimiento, crea que es la competente”, dice la carta.

El expresidente Ernesto Samper se declaró sorprendido por el «entrampamiento criminal» contra él y Serpa que relaciona la carta y pide a Pastrana responder a las autoridades por sus actuaciones.

El expresidente Pastrana no se ha pronunciado aún.