La decisión del ente investigador era una condición para que el exministro volviera a la arena política.

Óscar Iván Zuluaga fue candidato presidencial del uribismo en el 2014

El último obstáculo para protocolizar una nueva aspiración presidencial del exministro Óscar Iván Zuluaga se derribó este miércoles con la decisión de la Fiscalía General de la Nación de cerrar la investigación contra su hijo David Zuluaga, por una presunta relación con el controvertido hacker Andrés Sepúlveda y un supuesto plan para desprestigiar el proceso de paz del gobierno de Juan Manuel Santos.

A juicio de la Fiscalía, sobre David Zuluaga, quien tuvo el cargo de gerente en la campaña presidencial de su padre en el 2014, no se estableció que estuviera involucrado en hecho ilegal alguno. Según el ente investigador, no se hallaron elementos de juicio ni pruebas suficientes para continuar con la investigación. De hecho, Sepúlveda optó por no colaborar más con la justicia y esa decisión dejó prácticamente sin piso la posibilidad de una incriminación.

Además, este caso lleva siete años y, según la ley, no pueden pasar más de dos años después de la indagación sin que se resuelva la situación del proceso.

El el 2017, la justicia había también descartado la investigación en contra del propio Óscar Iván Zuluaga y en el 2019 en juicio había sido absuelto Luis Alfonso Hoyos, quien en el 2014 era uno de los principales asesores de la campaña de Zuluaga y también resultó involucrado en el episodio del hacker.

«Nunca una mentira será más fuerte que la verdad si se defiende con la cabeza en alto y sin desmayo», dijo Óscar Iván Zuluaga este miércoles en un comunicado al país. «Asímismo, los problemas de nuestro país nunca serán más grandes que nuestra voluntad de resolverlos si, pese a nuestras diferencias, actuamos unidos por el bien común», agregó.

David Zuluaga, Luis Alfonso Hoyos y Óscar Iván Zuluaga, libres de todo cargo.

El exministro había dicho que no regresaría plenamente a la arena política mientras todos los asuntos judiciales que surgieron alrededor de su campaña presidencial en el 2014 no estuvieran resueltos y este caso de su hijo era el que faltaba.

Así una nueva postulación para la Presidencia parece tener el camino despejado. Zuluaga ganó en el 2014 la primera vuelta presidencial con caso cuatro millones de votos y en la segunda alcanzó casi 7 millones. Además, a diferencia de otros aspirantes del Centro Democrático y de la centroderecha, tiene un alto reconocimiento en el país.

Algunas voces dentro del Centro Democrático han lanzado la idea de que los otros aspirantes presidenciales de ese partido se retiren para permitir que Zuluaga, a quien consideran víctima de un montaje que llevó a que le arrebataran el triunfo en el 2014, sea otra vez la carta presidencial del uribismo. Otros , en cambio, consideran que antes de cualquier decisión hay que medir si la sintonía del excandidato con el electorado se ha conservado.

El exministro se reunirá con el expresidente Álvaro Uribe para tratar el tema y tomar una decisión.