Tras la resurrección del Nuevo Liberalismo, Enrique Gómez Martínez decidió liderar la del Movimiento de Salvación Nacional, que impulso las aspiraciones presidenciales del político conservador hace 30 años. El acuerdo sobre los fundamental y el derrocamiento de lo que su tío llamaba «el régimen» son la base de la propuesta. No se guarda pullas para nadie.