A dos fechas del final de la eliminatoria en la fase de grupos, los cuatro veces campeones del mundo se convirtieron en la primera selección clasificada, aparte del anfitrión.

Werner anota un doblete en tres minutos: clase magistral de delantero centro (0-3)
De izquierda a derecha Kai Havertz, Timo Werner, Serge Gnabry, David Raum y Thomas Müller. Foto: Gordon Press

Los alemanes jugaban la octava jornada de las Eliminatorias de la UEFA, como líderes del grupo J, que dominaban con facilidad. Tenía 18 puntos de 21 posibles.

El partido que enfrentaban era contra una Macedonia ilusionada con ocupar el segundo puesto del grupo y así jugar la fase de repechaje. 

Se fueron al descanso en empate a ceros, pero a los cinco minutos de la parte complementaria el equipo dirigido por Hansi Flick, ex técnico del Bayern Munich, se fue adelante con un gol de Kai Havertz. 

Posteriormente llegaría Timo Werner, quien venció dos veces el arco de Stole Dimitrievski, el arquero macedonio compañero de Falcao García en el Rayo Vallecano. 

El último gol sería obra de uno de los postulados a ganar el Golden Boy (premio que se le entrega al mejor jugador joven de la temporada): Jamal Musiala, de 18 años. 

Con el pitazo final del árbitro neerlandés Danny Makkelie, Alemania se convirtió en el primer clasificado a la próxima cita mundialista, luego de que Armenia perdiera 0-1 contra Rumania, el resultado complementario que necesitaba.

Así pues, a falta de dos fechas para finalizar las eliminatorias europeas en la fase de grupos, Die Mannschaft (El equipo) quedó con 7 puntos de ventaja sobre el segundo, Rumania. Con su recambio generacional y el estilo intenso de su entrenador, quedó listo para buscar su quinto título mundial.