Como lo hizo Standard & Poor’s en mayo, Fitch Ratings redujo este jueves la calificación de la deuda colombiana. El Ministro de Hacienda confía en la resiliencia de la economía.

Imagen de la sede central de la calificadora.

El aumento del déficit fiscal y de la deuda pública por causa de la pandemia, asi como la incertidumbre sobre la evolución de ambos factores en el corto plazo, llevaron a la calificadora de riesgo Fitch Ratings a bajar la calificación de la deuda colombiana de BBB- a BB+, con lo cual en la práctica el país pierde el grado de inversión que tenía desde el 2011.

La revisión a la baja de Fitch Ratings se une a la  que hizo la calificadora Standard & Poor´s en mayo pasado. Ahora solo Moody’s  y DBRS conservan  la nota alta para el país: la primera, en  Baa2/Negativo y la segunda en BBB Bajo/Estable.

Sin embargo, para el mercado, si dos de las tres grandes calificadoras eliminan el grado de inversión de un país, este se considera perdido. Con esto, la consecución de crédito foráneo para el país podría tornarse más costosa. Además, hay inversionistas que no ponen su capital en países sin grado de inversión. La consecuencia esperada es que los bonos colombianos resulten menos atractivos para los mercados internacionales y se deba ofrecer una retribución más alta al colocarlos.

Fitch Ratings no solo cambio la calificación de la  deuda a largo plazo del país en moneda extranjera sino que revisó la  perspectiva de negativa a estable.  El Ministerio de Hacienda, en un comunicado sobre el tema, destacó este aspecto.

Por otro parte, la misma calificadora mejoró las perspectivas de crecimiento para Colombia de 4,9% a 6,3% en 2021 y  3,8% en 2022, las dos cifras por encima del potencial estimado de la economía. “Además, resaltó la mejora en los indicadores de liquidez externa gracias a la  acumulación de reservas internacionales y el acceso a la línea de crédito flexible con el  Fondo Monetario Internacional (FMI)”, según un comunicado del Ministerio de Hacienda.

El ministro de esta cartera, José Manuel Restrepo, destacó por otra parte “la resiliencia  de la economía colombiana”, que repuntó 6,9% a abril y recuperó cerca de 4 millones  de empleos durante la pandemia, y la próxima radicación del proyecto de reforma tributaria para fortalecer la inversión social y dar estabilidad a las finanzas  públicas.

 “La confianza de los mercados locales e internacionales se mantiene robusta, como lo  demuestran los $10 billones de inversión extranjera que han ingresado al mercado de  deuda pública colombiano en los últimos tres meses”, afirmó Restrepo.

El exministro de Hacienda del gobierno Santos Mauricio Cárdenas calificó de «muy mala la noticia», porque el grado de inversión, desde el 2011, permitió traer más capital al país y planteó que para salir de la situación «se necesita un nuevo equipo» que salga de la polarización y pueda crear unidad y generar consensos, y no apoyar «caudillismos que propongan fórmulas mágicas».

Óscar Iván Zuluaga, ministro de Hacienda en el gobierno de Álvaro Uribe, expresó que la perdida del grado de inversión es una «oportunidad para construir un acuerdo como sociedad con estabilidad económica y reducción de deuda; y reformas tributaria, pensional, laboral y productiva» y avanzando en la construcción de «una red de protección social de los más vulnerables» .

Por su parte, el exministro de Hacienda, Juan Camilo Restrepo dijo: “La pérdida de calificación de inversión por Fitch es mala noticia, pero no es el fin del mundo. Para la comunidad internacional es más preocupante ver a Petro puntero en todas las encuestas ,y saber que una de sus promesas económicas es prender las imprentas de dinero a todo vapor”.

En todo caso , recuperar el grado de inversión no será una tarea fácil. La última vez que el país lo perdió, tardó 12 años en recuperarlo.