El exministro pide suspender las campañas para encerrarse a buscar acuerdo con la mira en una consulta interpartidista en marzo, Incluido Alejandro Gaviria.

Ante la necesidad de buscar una candidatura de unidad de las fuerzas que se denominan de centro, con el fin de enfrentar a la derecha y al la extrema izquierda, el exministro y aspirante presidencial Juan Fernando Cristo llamó a un cónclave el próximo fin de semana a sus compañeros de la Coalición de la Esperanza y a figuras como Íngrid Betancourt, quien ha expresado su deseo de entrar en ella, y Alejandro Gaviria, con quien habían entrado en una especie de cortocircuito tras una primera reunión.

“No cabe duda de que hoy el denominado ‘centro’ debe ir más allá de la Coalición de la Esperanza.  No podemos cometer las equivocaciones del pasado. En el centro estamos quienes le apostamos a  un cambio tranquilo para unir al país, no para seguir dividiéndolo”, dice Cristo en su invitación a encerrarse a buscar consensos.

“Suspendamos las actividades de campaña el próximo fin de semana y trabajemos sin pararnos de la mesa en un cónclave para buscar unos mínimos acuerdos programáticos, una propuesta de gobierno de coalición para Colombia, una lista única y una consulta presidencial en marzo amplia e incluyente”, añade.

Este es otro paso de acercamiento que, en día pasados tuvo el primero, con una invitación que le hizo el precandidato Sergio Fajardo a Alejandro Gaviria a volver al diálogo luego de esa primera reunión en que se produjo el distanciamiento. Gaviria respondió positivamente el mensaje.

También el exvicepresidente Humberto de la Calle hizo en la última semana un llamado a buscar unidad empezando por las listas al Congreso. De la Calle vería como un grave error que el Nuevo Liberalismo tuviera sus propias listas para Senado y Cámara y la coalición otras.

La carta está dirigida a Carlos Amaya y Ángelica Lozano, del Partido Verde, Humberto de la Calle, Sergio Fajardo y Jorge Enrique Robledo, de la Coalición de la Esperanza;  Juan Manuel Galán, cercano a esta, y  a su hermano Carlos Fernando Galán, cabezas visibles del Nuevo Liberalismo; al exministro liberal Alejandro Gaviria, quien es liberal pero se lanzó como independiente, y a Íngrid Betancourt, quien aspira a revivir su partido.

Cristo, precisamente, propone que Betancourt y De la Calle lideren las conversaciones para mostrar que son capaces de “llegar a acuerdos civilizados en medio de las  diferencias”.