El Presidente pidió sancionar a servidores públicos que insulten a los uniformados y les dijo a gobernadores y alcaldes que no pueden existir actitudes conniventes con los vándalos. Su discurso fue en la imposición del cuarto sol al general Vargas.

El Presidente y el Ministro de Defensa con el alto mando policial.

En una ceremonia ante la Policía, el presidente Iván Duque invitó este martes a todos los miembros del Congreso de la República para trabajar en la próxima legislatura “en una ley moderna antivandalismo y antidisturbios”.

La propuesta surge a raíz de los múltiples episodios vividos de violencia y vandalismo en diferentes ciudades del país durante los dos últimos meses, a raíz del Paro Nacional.

Duque llamó a una reflexión profunda sobre el tema y destacó que la Constitución de 1991 esta llena de derechos, “pero también tenemos que hablar de los deberes”.  “No se puede exigir derechos pisoteando los derechos de otros …, hoy tenemos que rechazar con claridad a la violencia y al vandalismo”, agregó.

El Presidente recalcó que “quien ejerce su derecho a la protesta pacífica, debe sentirse protegido en un estado democrático, pero  “»a los vándalos que destruyen infraestructura, transporte público, que pretenden secuestras buses y colgar cables que ya han cobrado vidas en muchas de las calles, se les llama como son: delincuentes».

Recien instalado el gobierno del presidente Duque, su primer ministro de Defensa, Guillermo Botero, planteó el trámite de una ley que regulara la protesta social, pero el proyecto no llegó nunca a las cámaras antes las múltiples voces que se expresaron en contra de esa posibilidad porque podría limitar un derecho constitucional.

En su discurso, el Presidente también resaltó que la gran mayoría de protestas que hemos visto en Colombia son pacíficas. “Por eso, a quien ejerce su derecho pacíficamente de reclamar no le podemos llamar vándalo», puntualizó. 

Duque pidió, además, investigar y sancionar a quienes desde tribunas públicas, en su condición de servidores públicos, “insultan a quienes sirven a la patria”. Sin mencionarlos, hizo referencia a personajes como el senador petrista Gustavo Bolívar, quien en un video se refirió a los uniformados que cumplen con su deber de controlar las protestas como “malditos policías, cerdos policías”.

Un punto importante del discurso de Duque en el acto de imposición del cuarto sol al director de la Policía, general Jorge Luis Vargas, fue el aparte dirigido a alcaldes y gobernadores.

Recordó que, en cuanto al manejo del orden público, hay una pirámide institucional que empieza desde lo local hasta el comandante suprem, “pero donde ninguno puede relativizar nuestra competencia y nuestro deber de proteger la vida, honra, derechos y libertades de los colombianos», puntualizó. 

“Actuar donde se presenten disturbios y vandalismo es un deber y no puede ser ni soslayado ni eludido, ni mucho menos se pueden presentar en el territorio actitudes conniventes ni indiferentes de mandatarios locales frente a esos fenómenos, porque se estaría asistiendo a un incumplimiento del deber”, subrayó.

En ciudades como Cali se ha cuestionado la actitud del alcalde local, Jorge Iván Ospina, frente a quienes protestaron y vandalizaron la ciudad. Varias voces han hablado de tolerancia cuando no complicidad frente a ellos, y por esos hechos Ospina está siendo investigado por la Procuraduría.