La producción coreana, en solo una temporada de nueve capítulos, se convirtió en la más vista del mundo a dos semanas de su estreno.

El juego del calamar
Foto: Netflix

Estrenada el 17 de septiembre, la serie dirigida por el coreano Dong-Hyuk Hwang, ha alcanzado los 62 millones de reproducciones en la plataforma, y desde Netflix aseguran que arrasará el récord vigente de vistas, que lo tiene la primera temporada de Los Bridgerton con 82 millones.

La trama principal de la producción es el involucramiento de un grupo de personas, las cuales sufren una vida de escasez económica, y que, cansadas de no tener ingresos, en un juego ‘violento’ en donde deberán superar ciertos desafíos de supervivencia para ganar un premio de casi 40 millones de dólares.

La clave del éxito de la serie, según el director, es que “los juegos son simples y fáciles, por lo que los espectadores pueden concentrarse más en cada personaje en lugar de las complejas reglas de la competencia”.

Asimismo, la producción visual, la cotidianidad de los personajes y la capacidad que tiene la trama de deslumbrar el nivel de intranquilidad, fatalidad y miseria de las personas por saciar sus necesidades, son algunas de las características que hicieron posicionar a Squid Game, título original en inglés.

Desde la empresa de entretenimiento estadounidense, a través de su codirector general y jefe de contenido de Netflix, Ted Sarandos, han manifestado que “está encaminada a ser el mayor programa en lengua no inglesa (…) y tiene además grandes posibilidades de ser el mayor éxito de la plataforma en toda la historia”. Esto basándose en que la serie está en el primer lugar de todos los países como la más vista.

Por su parte Hwang, en entrevista con la Revista Variety de Los Ángeles, Estados Unidos, declaró que el proceso que vivió para sacar el filme adelante fue muy agotador. La idea la venía desarrollando desde el 2008 y solo los dos primeros capítulos los hizo en seis meses.

Además, contó que se inspiró en cómics tradicionales como “Battle Royale” o “Liar´s Game”, con el objetivo de que fuera de fácil identificación para la audiencia.

También dejó en claro que por ahora no habrá una segunda temporada, y que en caso de llegar a desarrollarla se sentará a trabajar con grandes y experimentados directores y guionistas para no perder el encanto que ha generado la primera.

Por último, en Corea, la teleoperadora SK Broadband, demandó a Netflix por el tráfico que está generando en la población coreana y esto sin recibir nada a cambio. Recordemos que junto a YouTube son las únicas plataformas que no cobran (en el país asiático) por acceder a su contenido.

Respecto a esto, Kim Sang-hee, congresista del partido del Gobierno, afirmó que, con El juego del calamar, los contenidos de los proveedores extranjeros han alcanzado un 78,5 % del total de la red, lo que respecta un crecimiento de 5,4 % en dos semanas desde su lanzamiento, frente a todo el 2020.