El precandidato presidencial fue subdirector de Planeación Nacional en el primer gobierno de Uribe y ministro de Salud de Juan Manuel Santos. Viene de ser rector de una de las universidades de la élite del país y dice ser el indicado para unir a quienes no están en los extremos ideológicos.

Alejandro Gaviria, precandidato presidencial

El pasado viernes, a través de un video en Twitter, Alejandro Gaviria se puso oficialmente en la baraja de opciones de los colombianos para escoger Presidente de la República en el 2022.

En principio se presentaría por firmas. Sin embargo, se especula sobre un posible vinculación al Nuevo Liberalismo, partido que renació por cuenta de Juan Manuel y Carlos Fernando Galán, hijos del asesinado líder liberal Luis Carlos Galán. Es claro también que se ve participando en la consulta de la llamada Coalición de la Esperanza.

A principios de este siglo, Gaviria, cuando ya era doctor en Economía, fue subdirector de Planeación Nacional en el primer gobierno de Álvaro Uribe. En ese momento, casi todo el país respaldaba al hoy expresidente y a su política de la seguridad democrática, y el no fue ajeno a ello.

Luego fue una voz progresista en el gobierno de Juan Manuel Santos. Como ministro de Salud, actuó contra las farmacéuticas con la regulación de los precios de los medicamentos, promovió el negocio de la marihuana con fines medicinales, se expresó en favor del derecho a la muerte digna e impulsó la prohibición de las aspersiones áreas para frenar el crecimiento de los cultivos ilícitos, entre otros. 

En lo personal, ha hecho pública su condición de ateo (doctrina que niega la existencia de Dios o de cualquier divinidad), por la cual parte del catolicismo no lo ve con buenos ojos.

Ha dicho ser un hombre de principios liberales, que cree en la economía de mercado y la iniciativa privada. También ha expresado que no comparte el pensamiento izquierdista de Gustavo Petro, pero en el pasado ha tenido acercamientos con él.

Petro lo tentó a lanzarse a la Alcaldía de Bogotá por su partido, Colombia Humana, en el 2019. Sin embargo, Gaviria rechazó el ofrecimiento porque ya estaba encaminado a ser el rector de la Universidad de los Andes. Además, consideró que la propuesta era más estratégica que por convicción.

A través de su página web, Gaviria dio a conocer un ideario de 60 puntos en el cual plantea las que serían sus propuestas de campaña. Allí toca temas como las libertades individuales, la dignidad humana, el Estado como redistribuidor, los ejes de las políticas públicas, la reorganización del sistema educativo, el combate contra la corrupción, entre otros.

Como se ve el economista e ingeniero, profesor y escritor, Alejandro Gaviria ha estado cerca en algún momento de las diferentes posturas políticas que en el último tiempo han sido más influyentes en los temas nacionales. Sin embargo, ahora se posiciona como candidato unificador de quienes no quieren los extremos.