El empresario, envuelto en el caso Hyundai, viaja con agentes del CTI desde Madrid a Bogotá.

Mattos es señalado de sobornar a la jueza Ligia del Carmen Hernández y al juez Reinaldo Huertas con cerca de 900 millones de pesos, para que tomaran medidas cautelares para favorecer a Hyundai Colombia Automotriz, empresa de la que era delegado en el país.

En Colombia tiene una orden de captura y una medida de aseguramiento por más de cinco delitos, entre los que resaltan cohecho y soborno.

Aprovechando su nacionalidad española, Mattos se refugió en territorio ibérico a inicios del 2018 y en octubre de ese año la fiscalía colombiana pidió su extradición.

En el 2019, la Audiencia Nacional española dio el aval para entregar al empresario a Colombia, pero la extradición fue congelada por el Tribunal Constitucional.

El pasado seis de octubre, se retomó la marcha del proceso, y nuevamente la Audiencia Nacional española autorizó su entrega a Colombia, en donde también tiene otros procesos relacionados con la empresa surcoreana de la que era distribuidor.

Desde el inicio de sus procesos, Mattos nunca asistió a las citaciones por parte de la Fiscalía.  Eran sus abogados quienes hacían presencia, por lo que los delitos tuvieron que ser imputados con él en calidad de persona ausente.

El vuelo de Mattos salió a las 8:45 am (hora colombiana), por lo que debería estar llegando alrededor de las seis de la tarde. A su arribo deberá afrontar uno de los procesos que ya se encuentra en etapa de juicio y a poco tiempo de conocerse la decisión que tome la justicia.