No hubo suficiente separación entre los barrabravas de los dos equipos. El ataque dejó a un joven santafereño en estado grave.

Los hinchas invadieron el campo de juego para seguir con los enfrentamientos de la tribuna.

Después de año y medio de pandemia, el estadio El Campín abrió este martes sus puertas a los hinchas para un partido entre el Santa Fe y Nacional, y lo que se vio fue un espectáculo lamentable: en medio del partido, barrabravas de ambos equipos se enfrentaron en las gradas de la tribuna familiar y luego los ubicados en las tribunas norte y sur bajan a la gramilla para agravar las riñas.

El resultado fue: 24 heridos, uno de ellos con pronóstico grave, y cuatro policías lesionados levemente.

La peor escena fue la de un grupo de hinchas verdolagas golpeando en el piso a un joven santafereño que hoy está tratando de superar un fuerte trauma craneoencefálico provocado por las patadas que recibió en su cabeza.

Los agresores ya fueron identificados,  capturados y llevados a la URI de Puente Aranda.

Pese a todo, el partido siguió su curso y terminó con un triunfo del visitante. Sin embargo, el interés de los asistentes y no estaba allí sino en los hechos violentos, cuya primera consecuencia es una nueva suspensión por tiempo indefinido de la presencia de hinchas en las tribunas durante los encuentros del fútbol profesional en Bogotá.

«Lo que sucedió en El Campín es inaceptable. No puede ser que después de un año y medio esperando este momento, organizando todo, preparándonos para volver a encontrarnos, esta sea la respuesta de un grupo de hinchas violentos y desadaptados que deshonra a su hincha y al fútbol», anotó en un trino la alcaldesa Claudia López. 

Sin embargo, las acciones violentas de esos desadaptados fueron facilitadas por fallas en los protocolos de seguridad, porque las dos hinchadas fueron ubicadas muy cerca y evidentemente muchos de quienes estaban allí tenían palos y cuchillos. 

Este miércoles se están realizando reuniones a nivel del gobierno local y del nacional para analizar los hechos y tomar medidas.