Según las nuevas estimaciones del centro de análisis económico, el PIB nacional de este año será de 7,2% y no de 4,8% como lo había previsto antes. Los resultados del Producto Interno Bruto (PIB) con corte al primer trimestre de 2021 sugieren una recuperación más acelerada de lo esperado. En efecto, el crecimiento anual de 1,1% reportado por el DANE sorprendió al alza, especialmente por el comportamiento de la economía en el mes de marzo.


Luis Fernando Mejía, director de Fedesarrollo, argumentó que “el aumento en el pronóstico de crecimiento obedece a un mayor crecimiento en el primer trimestre del año frente a lo esperado y también a la baja base de comparación debido a la contracción económica de 6,8% el año anterior”.

En cuanto a los efectos del paro nacional, Fedesarrollo explica que a partir de julio, se observaría un incremento en la demanda interna como resultado de la apertura sectorial anunciada desde el Gobierno nacional y las autoridades locales.
Sin embargo, las cifras de crecimiento económico no se verían reflejadas de inmediato en la mejoría del mercado laboral. Sobre ese punto Mejía comentó que existe un riesgo importante relacionado con que la economía tenga un año de crecimiento económico excepcional sin una reducción sustancial en la tasa de desempleo.
Al respecto, el director resaltó que «es esencial implementar un plan de choque para la generación de empleo para que la economía cierre el año con muy buenas cifras de crecimiento y de reducción del desempleo».