El exministro, respaldado por el gobierno Duque, ganó casi por unanimidad la elección y manejará desde septiembre una de las entidades financieras de desarrollo más importantes de la región.

El exministro de Comercio Sergio Díaz-Granados, quien venía desempeñándose como director del Banco Interamericano de Desarrollo por Colombia y Perú, se convirtió este lunes en el primer colombiano en ser escogido para presidir el Banco de Desarrollo de América Latina, la antigua Corporación Andina de Fomento.

Diaz-Granados, abogado de 52 años, superó por clara diferencia, en la elección realizada por los 19 países miembros de la entidad en Ciudad de México, al argentino Christian Asinelli, funcionario de la Presidencia de su país.

El aspirante colombiano obtuvo 17 votos y sólo Venezuela -cuyo gobierno es opositor de Colombia en todos los escenarios internacionales- lo hizo en contra. De la entidad hacen parte 17 países de América Latina y el Caribe, España, Portugal y 13 bancos privados.

El nuevo jefe ejecutivo de la CAF reemplazará al peruano Luis Caranza, quien renunció tras ser acusado de acoso laboral y tendrá a partir del primero de septiembre próximo un periodo inicial de cinco años. Podrá, además, aspirar a una reelección por igual periodo.

Díaz-Granados, pese a ser exministro del presidente Juan Manuel Santos, tuvo el respaldo en su aspiración del presidente Iván Duque, de quien es amigo personal. Incluso sonó varias veces para ser parte de su gabinete.

La Cancillería y la Presidencia hicieron gestiones directamente con varios países para obtener el respaldo para Díaz-Granados, lo que convierte el hecho en un claro triunfo diplomático.

“Nos complace esta elección y esto ratifica la diplomacia económica y multilateral que tiene nuestro país. Queremos una CAF fortalecida, capitalizada, que desarrolle proyectos para todos los países y donde, más allá de cualquier división de carácter político, lo que guíe a la institución es su vocación de atender a todos y cada uno de los países miembros en sus iniciativas al servicio de los ciudadanos”, dijo Duque en una declaración junto a Díaz-Granados en Cartagena.

Agregó que “esta CAF tiene que ser un vehículo de integración y tiene que ser también un vehículo para atender las necesidades de los países en estos estragos que ha traído la pandemia del covid-19 y también la agenda de reactivación. Estamos convencidos de que el doctor Díaz-Granados llevará a la institución hacia un nuevo destino, a una CAF más fuerte y una CAF para todos los países de nuestra región”.

En esta última frase radica en parte la importancia del logro, porque un cargo de tanta influencia en la banca regional puede ser clave para impulsar programas que permitan gestionar un apoyo financiero especial en esta coyuntura y también manejar de manera adecuada los niveles de deuda de todos los países, que se han disparado con la crisis.

Desde 1970, cuando la entidad nació como la Corporación Andina de Fomento, ha financiado más de 200.000 millones de dólares en proyectos que impulsan el desarrollo sostenible y la integración regional. Sus aprobaciones crediticias anuales superan los 14.000 millones de dólares.

El exministro de Hacienda Mauricio Cárdenas destacó esta elección como un gran triunfo de Colombia. “Una entidad vital para América Latina queda en las mejores manos. Será un presidente con resultados para todos sus miembros”, manifestó en un trino.

En su pronunciamiento al lado de Duque, Díaz-Granados agradeció a Duque su postulación y el liderazgo en la campaña de elección en un tiempo récord de 20 días, y a los directores de la CAF, el apoyo con sus votos.

Destacó también la buena voluntad de la delegación de Argentina, que respaldaba al otro candidato, de atender el llamado a la unidad y anunció que dio comienzo a un diálogo abierto y amplio con todos los 19 países accionistas para la construcción de una visión de desarrollo de largo plazo. “La siembra que hagamos este año, el año más crítico para América Latina y el Caribe, será central para que esta institución sirva al propósito de la reactivación económica”, dijo.

“Todos los países pueden contar con nuestros mejores esfuerzos para el logro de este propósito -expresó el nuevo presidente de la entidad financiera-. Sobre la base de la comprensión y el respeto de las realidades y las heterogeneidades de cada país, unidos en la diversidad, construiremos la fortaleza de la región”.