Como parte de un proceso por enriquecimiento ilícito, la Fiscalía General de la Nación tomó posesión de varias propiedades al senador y dirigente del Pacto Histórico.

La Dirección del Dominio de la Fiscalía incautó un apartamento que Benedetti tiene en un sector exclusivo en el norte de Bogotá. Además, otras siete propiedades, valoradas en más de ocho mil millones de pesos, fueron confiscadas en Atlántico y Meta, Estas, además, estarían a nombre de terceros.

De acuerdo con el documento presentado por la Fiscalía e información de la Dian, el congresista tiene patrimonios por testimoniar de los años 2009, 2014, 2016 y 2017. Según el texto, “se trataría de posibles maniobras fraudulentas por parte del senador para incorporar a su patrimonio, a través de una tercera persona, un bien de considerable valor”.

El congresista del Partido de la U rechazó las acusaciones, así como la decisión de incautarle sus propiedades. “¿Si estuviera con la coalición de Gobierno, me hubieran aplicado la medida cautelar de extinción de dominio?”, fue su mensaje en Twitter, afirmando que la “persecución política” en su contra es “por haberse cambiado a la postura de izquierda”. 

Por su parte, el abogado de Benedetti, Miguel Ángel del Río, manifestó: “Nosotros somos unos terceros de buena fe, Armando le compró el bien a Ruby Corredor, quien adquirió ese bien de la DNE en su momento, y pues hoy una unidad de extinción de dominio toma una medida cautelar arbitraria en contra de nosotros, y nosotros no tenemos ningún tipo de responsabilidad, sino que -por el contrario- somos unos terceros de buena fe, ajenos a cualquier novedad”.

Además, del Río dijo que solicitarán un mecanismo de control de legalidad, para que tome el control del caso un juez de conocimiento y explicarle por qué debe retractar la decisión.