El Senado votó en último debate -con 46 votos a favor y 29 en contra- el proyecto de ley que busca que los productos ultraprocesados lleven etiquetado frontal, más conocido como Ley de Comida Chatarra. 

El objetivo del proyecto busca hacer obligatorio el etiquetado en los productos con alto contenido de sodio, azúcares y grasa, catalogados como comida chatarra, e informar con claridad los elementos con los que han sido fabricados.

Así las cosas, si el nivel de procesamiento de estos productos supera los umbrales establecidos por el Ministerio de Salud deberán advertir claramente a los consumidores sobre los riesgos que corren, con lo cual se espera desestimular su consumo.

“Hemos insistido de todas las formas en aclarar que este proyecto no prohíbe la venta, comercialización y publicidad de absolutamente ningún producto -dijo el congresista Mauricio Toro, coautor de la iniciativa-. Lo único que este proyecto exige es que se informe a los consumidores de una forma clara, concreta y sencilla, cuando un producto está excedido en azúcares, sodio y grasas».

Según Toro, «es el consumidor quien tomará la decisión de comprar o no comprar, usando información clara y suficiente. La experiencia chilena ha demostrado que la industria no se afectará, y por el contrario, se beneficiará mucho la salud de los ciudadanos”.