Con una actuación superlativa del egipcio Mohamed Salah, el Liverpool goleó 0-5 en Old Trafford a los ‘diablos rojos’ de Cristiano Ronaldo. Ole Gunnar Solskjær, en la cuerda floja.

Mo Salah  comanda el triunfo 5-0 del Liverpool ante el Manchester...
Mohamed Salah celebrando uno de sus tres goles. Foto: Reuters

En quizá el partido más importante del fútbol inglés, por historia, títulos e hinchadas, el Manchester United fue vapuleado por el Liverpool. 

Tan solo a los cinco minutos del primer tiempo, Salah se reportó con el primer gol de los tres que anotaría. Diogo Jota y Naby Keita redondearon la goleada. 

El Manchester United parece un reto muy grande para el técnico noruego Solskjær, quien va para su cuarto año al mando del tres veces campeón de Europa y no ha ganado ningún título. 

Los hinchas no aguantaron la humillación de su eterno rival en casa. Se sentían tan mal que, al terminar el primer tiempo y con un 0-4 en contra, la mayoría decidieron abandonar el estadio. 

Fue tanta la impotencia que demostró el equipo dueño del ‘Teatro de los Sueños’, que hasta Cristiano Ronaldo estuvo involucrado en una jugada impropia de su personalidad. En una situación normal de partido, cuando su equipo iba 0-3 abajo, el portugués descargó su rabia con Curtis Jones, a quien pateó en el piso. Increíblemente, porque el VAR en Inglaterra es el que mejor funciona, no fue expulsado. 

El United no perdía 0-5 en casa desde 1955, lo que llevó al técnico del Liverpool a declarar lo siguiente en rueda de prensa: “El resultado es una locura. Pregunté si había habido alguno como este en la historia y si no ha habido, tardará en volver a repetirse. Los jugadores han escrito una bonita página en los libros de historia. Es especial, pero no vamos a celebrarlo como locos, porque respetamos a nuestros rivales. El United no está en su mejor momento”.

Justamente ese momento al que hizo referencia Klopp es el que genera que la dirigencia de los ‘diablos rojos’ empiece a cuestionarse sobre la continuidad del entrenador Solskjaer. 

Actualmente el United se ubica en el séptimo lugar con 14 puntos de 27 posibles. La directiva del club hizo esfuerzos económicos para armar un plantel que le pudiera dar competencia al Manchester City, al Chelsea o al propio Liverpool. Sin embargo, la respuesta del técnico, tanto en funcionamiento como en resultados, es corta. 

Es por esto que, de inmediato, pusieron en escena al francés tricampeón de Champions con el Real Madrid, Zinedine Zidane. Libre desde el inicio de temporada, sería una de las primeras opciones, junto a Antonio Conte, para ocupar el prestigioso banquillo que dejó el legendario Alex Ferguson en 2013. Desde entonces, en el Teatro de los Sueños no celebran ni un título de liga ni un título de Champions.