El expolicía y demócrata Eric Adams se impuso este martes en las elecciones a la Alcaldía de la llamada ‘capital del mundo’`.

Eric Adams después de votar durante el día de las elecciones primarias. Foto: MICHAEL M. SANTIAGO

EUROPA PRESS

El expolicía y demócrata Eric Adams se impuso este martes en las elecciones a la Alcaldía de Nueva York con el 66,7 por ciento de los votos al 65 por ciento escrutado.

Adams, hasta ahora presidente del distrito neoyorquino de Brooklyn, arrolló así al aspirante republicano, Curtis Sliwa, quien se hace por el momento con el 28,2 por ciento de los votos, según datos de la cadena estadounidense CNN. Estimaciones realizadas al cierre de las urnas daban el 75 por ciento de los votos para el demócrata.

Proyectado como ganador por varios medios que descartan una remontada, Adams, quien se convertiría así en el segundo alcalde afroamericano de la historia de la ciudad -David Dinkins, elegido en 1989, fue el primero-, se declaró ya vencedor.

«Es oficial. Nuestra campaña de cinco condados, tocar a todas las puertas, llegar a todos los votantes fue exitosa: ¡Hemos ganado la carrera por la Alcaldía de la ciudad de Nueva York!», celebró con un mensaje en su perfil de Twitter.

El retirado capitán de la Policía ha afirmado que la victoria en los comicios se trata de «un sueño hecho realidad» y ha mostrado su «orgullo» por representar «a la ciudad que todos amamos como su alcalde electo».

Por su parte, Sliwa reconoció también ya el triunfo de Adams y le prometió su «apoyo». «Lo concedo públicamente. Y es hora de que la ciudad de Nueva York se mueva en una nueva dirección», agregó frente a sus seguidores.

Adams era el claro favorito a ocupar la Alcaldía, sucediendo al también demócrata Bill de Blasio debido a la ventaja de registro de votantes de aproximadamente siete a uno de los demócratas sobre los republicanos en Nueva York.

Tras su victoria en las primarias del partido, el expolicía llevó a cabo una campaña centrada en la seguridad pública y se encaminó al cargo respaldado por su profunda experiencia en la política neoyorquina. Ahora, con 61 años, tomará posesión como alcalde el 1 de enero.