La provincia occidental de Columbia Británica registró esta semana la temperatura más alta de la historia en Canadá, donde una ola de calor ha provocado 486 muertes. En Estados Unidos al menos son 80 las personas que han fallecido por las altas temperaturas.

El alcalde del poblado de Lytton, Jan Polderman, ordenó la evacuación a sus 250 habitantes cuando el martes la temperatura allí alcanzó los 49,5ºC, la mayor jamás registrada en territorio canadiense.

Varias ciudades han habilitado centros para que las personas puedan protegerse y refrescarse. También decenas de escuelas han cerrado sus puertas y ha sido suspendida la campaña de vacunación contra la covid-19 en algunos lugares. 

El Ministerio de Medio Ambiente de Canadá emitió el fin de semana pasado un aviso de alerta para Columbia Británica advirtiendo de “una ola de calor, prolongada, peligrosa e histórica”.

Según diversos expertos en medio ambiente, se espera que el cambio climático incremente la frecuencia de las subidas extremas de temperatura.