Su presidente, Gianni Infantino, está en campaña para lograr que el evento futbolístico más importante del mundo se haga con más frecuencia y más  participantes.

Foto: FIFA

El nuevo formato, que se estrenaría luego del mundial de Canadá, Estados Unidos y México en 2026, no les gusta a muchos fanáticos del deporte y tampoco a la dirigencia de muchas federaciones, sobre todo europeas y latinoamericanas. De hecho, Dinamarca, Suecia y Noruega manifestaron que, en caso de hacerse realidad el cambio, se retirarían de la FIFA.

Infantino dijo en ESPN que lo busca “es más competición de alto nivel, más posibilidades de dar esperanza y emoción al mundo”. Posteriormente, justificó la propuesta diciendo que cuando se creó el mundial cada cuatro años había 40 selecciones, hoy en día son 211. 

El formato que expone la Federación Internacional de Fútbol Asociado indica que en el primer año se disputarían las competiciones de las confederaciones: Copa América, Eurocopa, Concacaf, etc.; y en el segundo se llevaría a cabo el Mundial. 

Otro de los argumentos tiene como base un estudio realizado por la misma FIFA, en el cual muestran que los jugadores tendrían mucho menos desgaste físico en cuanto a los kilómetros que deben recorrer.

Para ello, seleccionaron un jugador de cada confederación con el fin de comparar cuántos kilómetros recorre hoy en día vuelos en las clasificatorias al Mundial y cuántos haría si se hiciera cada dos años. 

Por ejemplo, un futbolista de la Concacaf que recorre más de 377.000 km pasaría a unos 155.000. Un deportista africano pasaría de 200.000 km a menos de 125.000. Un suramericano, que le toca hacer 325.000 en vuelos, haría 157.000. El fútbol asiático pasaría de 316.000 km a 190.000. Por último, los europeos harían 38.000 km en lugar de 40.000.

Varios países europeos, en especial por la mala relación que hay entre la UEFA y la FIFA, no ven con buenos ojos esta iniciativa. 

Ramón Jesurún, presidente de la Federación Colombiana de Fútbol cree que es imposible realizar un Mundial cada dos años. “No vemos cómo existirían los tiempos para hacer así una Copa del Mundo. Conmebol se mantiene en que no haya ningún cambio”.

Futbolistas y técnicos también han opinado al respecto. Luka Modric, figura del Real Madrid, no le ve sentido a la iniciativa. “El mundial es especial porque es cada cuatro años y todos lo esperan tanto. A mí no me gustaría ver un mundial cada dos años. Pero a nosotros no se nos pregunta mucho. Están intentando hacer cosas sin preguntarles a los jugadores y entrenadores sobre lo que piensan”.

Por su parte, Jurgen Klopp, técnico del Liverpool de Inglaterra, dijo: “Eso quiere decir que los jugadores tendrían que jugar un gran torneo todos los años. Solo tendrían tres semanas de descanso cada año. Todas las nuevas ideas que han aparecido en los últimos años han intentado añadir más partidos. Eso no es bueno a largo plazo».

Pese a todo, la cúpula de la FIFA se mantiene en su idea. Sin embargo, en marzo y abril del año entrante habrá congreso. Será el momento de decidir. Las diferentes asociaciones deberán votar a favor o en contra. Será un pulso de poderes. La UEFA y Conmebol, las dos confederaciones más poderosas, se han mostrado en contra de la propuesta. 

Sin embargo, Asia, África, Oceanía y  Norte y Centroamérica también cuentan y hacen volumen con sus votos. En otras épocas, los presidente de la Fifa se han consolidado dándoles más participación a las confederaciones débiles, a cambio de sus votos. Infantino puede querer asegurar su futuro con la misma fórmula. El mundial con 48 selecciones tiene mucho respaldo en esos lugares. De ahí al cambio de frecuencia sólo hay un paso.